Michael Pollan esribe  “The Omnivore’s Dilemma: A Natural History of Four Meals” (2006)  para desentrañar el significado de nuestra condición que nos permite comer todo lo que podamos encontrar en la naturaleza. Esta apertura “a todo” nos provoca ansiedad a la hora de decidir lo que deberíamos comer, especialmente cuando alguno de los alimentos podrían acortar nuestra vida.

Este libro fue incluido en la lista de los diez mejores libros del año por el New York Times y el Washington Post. También ganó el California Book Award y el James Beard Award y fue finalista del Nacional Critics Circle Award.

El dilema del omnívoro se produce cada vez que decidimos ingerir o no una seta silvestre, pero también cuando consideramos la información nutricional que aparece en las cajas de cereales, cuando nos disponemos a ponernos a dieta para adelgazar, cuando valoramos los costes y beneficios de comprar fresas orgánicas o convencionales o cuando determinamos si es éticamente defendible o no consumir carne.
Michael Pollan recorre desde su origen hasta el plato las diversas cadenas alimentarias de las que dependemos. Investiga a fondo la industria de los alimentos para descubrir qué se esconde exactamente tras la aparente variedad que encontramos en nuestros supermercados y por qué la “fast food” resulta tan barata; analiza el creciente negocio de la comida orgánica para averiguar si lo que se describe en sus etiquetas responde a la realidad. Y relata experiencias vividas en una granja ultraorgánica o en un régimen vegetariano.
A la pregunta: ¿qué deberíamos comer? Pollan responde describiendo las  profundas implicaciones políticas, económicas, psicológicas e incluso morales que nos llevan a considerar el simple acto de elegir nuestra comida.

El libro ha sido traducido al español (Navarra, 2011)

Artículos que te pueden interesar

Dioscórides define el agraz Vitis vinifera L. Se extiende por toda la zona mediterránea y europea central. Aclaración histórica Nosotros conocemos el agraz como un condime...
Cocina y gastronomía como cultura El hombre, un "comedor" universal Entre todos los vivientes, sólo el hom­bre, al intentar alimen­tarse, produce una cocina gastronómica. Tambié...
La mano templada del cocinero renacentista Escena de cocina, recogida en el libro "Epulario il quale tratta del monde di cucinare", de Giovanni Rosselli (1516). A veces me pongo a imaginar el...
Primero fue el asado Al calor del fuego La cocción de alimentos es un fenó­meno cultural que ha tenido una in­fluencia decisiva en la fisiología y en la morfología ...
Decálogo gastronómico para el aceite de oliva Con el fin de lograr la excelencia gastronómica en el  aceite de oliva, es preciso plegarse a un sencillo decálogo funcional, que se refiere a cad...
Cenas medievales con hipocrás Una mesa medieval con su ambiente Entre los años 1993 y 2007 tuve ocasión, con mi buen amigo Manolo Sarobe, de alentar y dirigir algunas comida...
Hambre y apetito Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682), "Niños comiendo melón y uvas". Con más apetito que hambre, los mozalbetes "regustan" el dulce melón y la uva m...