Frans Hals (1581-1666): “Músico con vaso de vino”.

A mi modo de entender, quien realiza un discurso de ingreso en la Academia de Gastronomía, aunque debe seleccionar libremente su tema, habría de obedecer a dos exigencias generales: primera, a la pasión por las dimensiones subjetivas de aquello que es el centro de su atención, por ejemplo, emociones, imaginaciones, entusiasmos; y también al interés por los aspectos objetivos de ese centro atencional, por ejemplo, su historia, o su constitución, o su esencia real.

Pero ha de tener a la vez algo de emoción, de ciencia, de sabia elevación, de gracejo y elegancia, de gravedad y jovialidad. Un punto de regusto.

Eso sí, nadie debería medirse por este parecer mío que, a no dudar, es retórico; y probablemente nunca alcanzaría yo, personalmente, a satisfacer. Pero dicho está.

 

Artículos que te pueden interesar

Dietética medieval, 11: Emociones positivas Autodominio emocionalEl dominio de las emociones es tam bién un factor dietético o de salud. La melancolía, la ira frecuente, el excesivo tra bajo...
El vegetarismo como fenómeno cultural  Símbolos del vegetarismoEl vegetarismo actual es un fenómeno cultural. El aspecto desde el que mejor se puede apreciar la índole cul...
¡A tí te gusta, pero a mí no! Isaias Malavera Lizarazo: "Cocina". Con diseño sugerente, utilizando productos normales de la alimentación, consigue una aceptable atmósfera culinari...
Escasez y abundancia de alimentos  Nuevas tierras de cultivoMe preguntan si son suficientes los recursos alimentarios existentes en el mundo para calmar las necesidade...
Debate en TV2: Sentarse a la mesa para comer Reunirse en torno a la mesa es sinónimo de celebración, de día especial: la comida nos une y sirve como excusa para encontrarnos y socializarnos. ...
Agraz-Verjus: un condimento regio ¿Qué es y cómo nació?El agraz-verjus es un condimento utilizado a lo largo de la historia de la gastronomía para elaboraciones culinarias. Se ...
Preferencias gustativas No hay gustos universalmente idénti­cos en la raza humana.El hombre no nace de­terminado por una preferen­cia gustativa de alimentos concreto...