Ejercicio guerrero

Ejercicios

 

Una vez elegido el ambiente oportuno para conservar la sa­lud, se ha de procurar el debido ejercicio. No se trata del ejer­cicio propio de los juegos, tor­neos y justas me­dievales –acce­sibles a unos pocos– cuya ex­presión novelada llena biblio­tecas; sino de “ejercicios” des­tina­dos a provocar una reacción fisiológica, con­cretamente el au­mento del calor natural.

Se trata de incrementar el calor natural que hay en el estómago y en los miembros y de expulsar las superfluidades de “la ter­cera digestión, la que acontece en los miembros: y así abre los poros y evacua las superfluidades que en ellos existen”[1]. Por eso dice Arnaldo que el ejercicio ha de preceder a la refección o comer por dos co­sas: “una, porque despierta el calor natu­ral, por quien debe hacerse la diges­tión de la comida; de donde conviene que el man­tenimiento que tomamos halle al tal calor despierto o movido y no muerto o ador­mido. La otra es porque resuelve las su­perfluidades del cuerpo y las dispone para la expulsión de ellas. Las cuales, si queda­ren dentro del cuerpo, no puede la natura­leza de los miem­bros obrar bien sus accio­nes, pues es cierto que disminuyen el ca­lor natural y atapan los lugares por donde ha de pasar el alimento.”[2].

La doctrina fisiopatológica galénica ad­mite, como vimos, que hay un “calor in­nato”, mediante el cual se llevan a cabo los proce­sos de digestión, asimilación y ex­cre­ción en el or­ganismo. El ejercicio es buen conservador de la vida humana, en tanto des­pierta el calor na­tural, gasta las super­fluidades del cuerpo y for­ti­fica las virtu­des, especialmente las naturales.

El ejercicio realizado antes de comer se llama “natural“, una vez lanzadas las su­per­fluidades de la primera o segunda di­gestión, las cuales son “orina y cámara”. El ejercicio realizado después de comer se llama “innatural“. De manera que se pro­hibe pasear, realizar el coito o bañarse des­pués de comer, norma que deben se­guir especialmente los se­cos y cenceños[3].

De las superfluidades, unas son gruesas y otras sutiles, según las digestiones que las ori­ginan. “Y aunque las superfluidades gruesas, como son las de los intestinos y vejiga, salgan de algunos cuerpos sin el ejercicio, con todo, las sutiles que deben ser echadas por los poros del cuerpo, y las que muchas veces se allegan y jun­tan en los tendones y ataduras de los miembros, y entre el cuero y carne, muy pocas veces sa­len del cuerpo sano, si no es con el ejer­ci­cio; no sólo porque suda muy poco, pero aun porque casi nunca se hallará uno que viva tan escasa y moderadamente que el calor natu­ral, siendo poco, pueda consumir las super­fluidades de aque­llos miembros, o que sea tan poderoso que resuelva y ani­quile aquéllas del todo. Conviene, pues, antes de la comida, ha­cer ejer­cicio”[4]. Y hacerlo de modo proporcio­nal –poco o mucho– a la cantidad de comida que debe ingerirse.

Antes de la comida y cena se debe ha­cer ejercicio moderado y uniforme: “en­tiéndese moderado, cuando después de he­cho queda la persona con algo más ale­gría y contento, y con los miembros más alivia­dos y ligeros. Porque si dolieren o se sin­tieren fatigados, el tal ejer­cicio no fue mo­derado, sino en demasía, y así, en co­men­zando a sentirse fatigado, conviene dejarse. Dícese uniforme, cuando igual­mente las partes inferiores y superiores del cuerpo, proporcionalmente, se despiertan, así que sea yendo a pie como a caballo, o ejerci­tándose de otra cualquier manera”[5].

La tradicional doctrina hipocrática so­bre la dieta, tomada en un sentido amplio, reco­mienda que ninguno ha de comer más de lo que puede gastar y digerir, debiendo estar dis­puesto para los ejer­cicios, aunque limitándolos cuando causan dolor, pesa­dumbre o quebranto. Ni todos deben hacer ejercicio de la misma manera: es preciso atender a la complexión de cada cual[6].

Que no debe hacerse ejercicio después de comer, lo prescribía también un dicho o refrán antiguo: Acabado de comer, / ni un sobrescrito leer. Pues “la actividad circula­toria en el apa­rato digestivo, durante la di­gestión, no debe desviarse a otro territo­rio orgánico desarro­llando otro trabajo, cuan­do menos, en la pri­mera hora”[7].

 *

 Masajes

El uso de “masajes” (fregamientos y frotamientos) está unido in­separablemente al ejercicio en los Regi­mina sanitatis me­dievales, especialmente los de origen árabe. A seme­janza del ejer­cicio, tienen los masajes tres fi­nes: elimi­nar los resi­duos o superfluidades de la “tercera” di­gestión, aumentar el calor na­tu­ral y poner en forma los músculos, bien ablandándo­los, bien endureciéndolos.

Los que se ven impedidos por su oficio u ocupaciones a realizar moderados ejerci­cios, deben suplirlos con fregamientos, porque estos previenen el movimiento y ayudan a evacuar las superfluida­des de la tercera digestión.

Pero algunos masajes se hacen incluso después del ejercicio, “para resolver la su­per­fluidad subcutánea que por el ejercicio no fue bien resuelta”[8]. Dar friegas a los músculos antes del ejercicio es también re­comendado por Lobera: “Los cuerpos se preparan a los ejercicios convenientemente por las friegas (per fricationem). Especial­mente si alguien se ha de aplicar a un ejer­cicio con más vehemen­cia. Pues hay peli­gro de que a los atletas se le rompan los vasos cuando comienzan a mo­verse antes de que se flexibilice (molliat) todo su cuerpo y queden sutilizadas las superflui­da­des y dilatados los poros mediante las friegas moderadas, sirviéndose de aceite dulce. Existe el peligro de que las super­fluidades obturen los poros empujadas por el ímpetu de los es­pí­ritus. Pero no habrá peligro alguno si poco a poco las friegas procuran precalenta­miento (precalefa­ciens), ablandan lo endurecido, suti­lizan lo hú­medo y dilatan los poros”[9].

Como, según la doctrina hipocrática, el fregamiento tiene el po­der de abrir, de ce­rrar, de engordar y de enflaquecer, habrá –por el modo de hacerse– cuatro tipos de fregamien­tos: el duro para ce­rrar, el blando para abrir, el mucho para enflaquecer, el poco para engor­dar. Cada uno usará de es­tas modalidades, se­gún lo dicte su necesi­dad[10].

A cada tipo de fregamiento corresponde un medio idóneo de ha­cerlo. De los fre­gamientos, “unos son ásperos, otros blan­dos, otros diver­sivos, otros resolutivos y otros atractivos. Los ásperos, hechos con paños ásperos, sacan presto la sangre a las partes de fuera; los blan­dos se hacen con paños de lienzo blando o con las manos, y si estos son universales ayudan mucho a robustecer el cuerpo; los atractivos tienen el medio con los blandos y ásperos, y lo mismo hacen los resolutivos”[11].

 *

 Baños

Lo que el ejercicio no consigue lo pro­por­ciona el baño.  Dos fun­ciones se le asig­naban al baño:

1ª. Expulsar las superfluidades allega­das en tendones y liga­duras de los miem­bros, bien por no haber hecho ejercicio, bien por haber comido dema­siado (expul­sión de los dese­chos de la “tercera” diges­tión).

2ª. Eliminar el sudor depositado en la piel. “Según regimiento de sa­nidad, sólo aque­llos deben bañarse, en quienes se alle­gan en los tendones y ataduras de los miembros y par­tes intercutáneas mu­chas superfluidades por no haber hecho ejerci­cio o haber comido de­masiado y los que por haber sudado mucho en el ejercicio u otra causa el baño les es necesa­rio”[12].

La Escuela de Salerno prohibía los ba­ños cuando había “reúma, dolor de cabeza, ojos lacrimo­sos, úlceras, plagas, estómago lleno y estación cálida. Cuando te sientas mal es salu­dable evitar el baño. El baño tomado después de comer hace engordar, pero tomado antes, hace enfla­quecer […]. Con el estómago lleno guárdate de meterte en el baño; sólo cuando la comida sea di­gerida puedes entrar”[13].

En realidad la Escuela de Salerno co­nocía cinco tipos de baño: dulcia (dulces), salsa (salados), frigida (fríos), sicca (se­cos), pin­guia (grasos) y macra (magros)[14]. Los tres primeros llevan su nombre del tip­o de agua (dulce, sa­lada, fría) que usaban. El baño seco consistía en cubrirse el cuer­po con ceniza templada o con arena; el baño graso era una inmersión en leche o en aceite. El baño magro era el que provocaba sudoración, mediante va­por.

Se comprende el papel decisivo que el baño tiene entre los me­dievales para modi­ficar el hábito corporal de los individuos, grue­sos o delgados. El tratamiento de la excesiva delga­dez exige que el sujeto entre en el baño ca­liente después de haber co­mido, siempre evi­tando sudar, de modo que por la acción atrac­tiva que tiene el ca­lor sobre los humores los productos ali­menticios emigren hacia la piel, produ­ciendo la co­rrespondiente dilatación. El tratamiento de la obesidad aconseja que el su­jeto se someta en ayunas a un baño de vapor, para pro­vocar sudoración abundante y elimi­nar así las sustancias de los miem­bros[15].

Por último, acerca de los miembros que especialmente deben ser lavados, Arnaldo aconseja que “las piernas y plantas de los pies, para conservación de la salud, de la vista y oído y también para la memoria, lá­vense y foméntense muchas veces con agua modera­damente caliente; y el tal lavar hágase a la no­che, a la que querrán ir a acostarse los días que se ofreciera no ce­nar. La cabeza lávese a lo menos de veinte en veinte días, no se lave más de una vez cada semana y no sea con el estó­mago lleno, sino antes de comer o mu­cho des­pués de haber comido y antes de cena, si tu­vie­ran intento de cenar”[16].

La Escuela de Salerno consideraba que las suciedad de las manos eran un vehículo de in­fecciones, causando también irri­ta­ción a los ojos. Por eso ordena: “Si quieres con­servarte sano, lávate con frecuencia las manos. Lavarse las manos después de la comida acarrea dos beneficios: te limpia las palmas y te hace la vista aguda”[17]. Lobera, siguiendo el sentir de Avicena, prescribe que el hombre se lave dia­ria­mente por la mañana “las manos, cara y ojos con agua fría. La causa es porque cada cosa se ha de conservar con su semejante y porque los ojos son fríos de naturaleza, como dicen Galeno[18] y Avicena[19]. Dice también Avicena que lo que más alimpia los ojos y los conserva es meter­los en agua fría clara […]. Y por esta razón, los que se lavan con agua ca­liente yerran”[20].

El baño se prohibe siempre inmediata­mente después de la co­mida. No está indi­cado tampoco a los que tienen excesiva debili­dad (porque puede destruir las pocas fuerzas), así como a los que padecen dia­rreas (intestino húmedo, para no aumentar la hume­dad), estre­ñimiento (intestino seco, para no aumentar el calor) y hemorragias (para no excitar la san­gre)[21].



[1]        Lobera 2, fol. III.

[2]        Arnaldo de Vilanova, nº 6.

[3]        Lobera 1, 30-31.

[4]        Arnaldo de Vilanova, nº 7.

[5]        Arnaldo de Vilanova, nº 9.

[6]        M. Savonarola, 169.

[7]        A. Castillo de Lucas, Refranero médico, 2.

[8]        M. Savonarola, 169-170.

[9]        Lobera 2, fol. IV.

[10]      J. Sorapán, I, 394-395.

[11]      M. Savonarola, 169-170.

[12]      Arnaldo de Vilanova, nº 11.

[13]      Regimen sanitatis salernitanum, VIII. El agua penetra durante el baño a través de los poros y di­luye los humores orgánicos; si el baño es de agua tem­plada, se dilatarán más los poros y se facilitará el exceso de humedad en el organismo.

[14]      Regimen sanitatis salernitanum,  VII, XVI.

[15]      P. Gil-Sotres, op. cit.

[16]      Arnaldo de Vilanova, nº 12-13.

[17]      Regimen sanitatis salernitanum, 4, 3.

[18]      Galeno,3 Tegni.

[19]      Avicena, Quarta primi, c. 1.

[20]      Lobera 2, fol. II

[21]      P. Gil-Sotres, op. cit.

Artículos que te pueden interesar

Los vinos, dulces y frutas españoles Tomás Hiepes (1600-1674: “Dulces, frutas y vinos”. La simetría de sus composiciones lo emparentan con la pintura de Van der Hamen. La iluminación de ...
También la alimentación hace al hombre  El hombre en el orden de los PrimatesEn Nebraska fué desenterrado un diente fosilizado que inicial­mente los biólogos tomaron por el de u...
Las liturgias de la mesa  El hombre consume entre 75.000 a 100.000 comidas en el curso de su existencia; eso significa que consagra a ese menester entre 13 y 17 años de su vid...
Dietética medieval, 12: Los contrarios y los seme...  Teoría de los contrariosEl tratamiento dietético, para los sujetos que tienen roto el equilibrio de su complexión, ha de hacerse fundamen­talment...
Alboronía, la madre de todos los pistos Enrique Alejandro Muñante Román: “Fogón”. Este pintor peruano expresa con acierto las posibilidades tradicionales de los fogones en ambientes rurales...
El agua en la gastronomía actual Los autores de este libro, Rafael Ansón y Paco Roncero, explican que el agua es fuente de vida, el componente más importante de los seres vivos, eleme...
Beber vino: consejo del navarro Aroza Villa de Garde, en el Roncal (Navarra). Iglesia de Santiago, s. XVI.Diego de Aroza fue un médico navarro, nacido en la primera mitad del siglo XV...