Teoría de los contrarios

El tratamiento dietético, para los sujetos que tienen roto el equilibrio de su complexión, ha de hacerse fundamen­talmente por los contrarios, siguiendo el principio alo­pático contraria con­trariis[1]; así, el órgano que enferma por exceso de calor ha de ser tra­tado con alimentos de naturaleza fría, etc. Por ejemplo, una en­fermedad de la sangre –cuyo humor es ca­liente, húmedo y dulce– debe ser comba­tida con alimentos fríos, secos y amar­gos; mas si la enfermedad proviene de la flema –que es fría y húmeda– se deben adminis­trar alimentos y medicinas dulces, cálidos y secos. Asimismo, la complexión seca y fría de los ancianos ha de ser girada hacia la humedad y el calor, mediante alimentos adecuados y ejer­cicios suaves que manten­gan el “calor innato”. Mas cuando las com­plexiones son temperadas (que tienen sólo un leve despunte o del elemento caliente, o del frío, o del húmedo o del seco) las pres­cripciones dietéticas se rigen por el princi­pio similia simili­bus[2]: para las cons­ti­tuciones húmedas son convenientes los ali­mentos húmedos; y para las secas, los secos.

*

Simbolismo de los contrarios y de los semejantes

En razón de los humores y de la teoría dietética de “contraria contrariis / similia si­milibus[3] llegaron los alimentos a con­traer incluso un sentido simbólico. Por ejemplo, dado que la manifes­tación orgá­nica de la sexualidad se consideraba como un exceso de humores cálidos y húmedos y que, por tanto, para curar la impo­tencia debían entrar en el cuerpo los ingredientes cálidos y húme­dos, como la carne de cua­drúpedos y el vino, estos alimentos fue­ron considerados como símbolos de potencia generativa. Mas si se deseaba guardar la castidad, era preciso que tales ali­mentos no fueran ingeridos: en este caso (y era el de los monjes medievales) sólo había que to­mar alimentos de cualidad fría y seca, base de la dieta disecante o refrigerante de los mo­nacatos. Alimentos fríos no eran los que hoy pueden entenderse como “frescos”, sino peces y algunas carnes de volátiles, productos cru­dos, el mijo, las habas, los puerros, el pan de cebada (árido por exce­lencia), etc. De modo que en muchos con­ventos fueron prohibidos sola cuadrupeda, non volatilia, según el testi­monio de Rabano Mauro[4]. La carne no era conside­rada moralmente mala: lo era cuando podía provocar lu­juria. El cuidado de la casti­dad llevaba, pues, aparejada la absti­nencia de determinadas carnes. Tal abstinencia figu­raba como un momento central en la nor­mativa moral sobre los alimentos.

La dietética antigua se encamina así a mantener la buena mez­cla de los humores (eukrasía) y el buen flujo de los pneumas o spiritus por los canales del cuerpo, la acti­vidad bien medida de las partes, así como la armonía entre el organismo individual y el cosmos que le rodea.

Y en estos ocho puntos se resume la ra­zón que el médico de Barataria da a Sancho cuando le dice que estudia a los hombres “tanteando su complexión”.



[1]    Principio alopático recogido también en los ver­sos de Villalobos, 288:

 Aplica el contrario si daño humeroso
con las cualidades allí no se asienta:
si es cálido dale jarabe acetoso,
jarabe de asenjos es muy provechoso
do hay frío, y emplastos de asenjos y menta.

[2]    C. W. Müller, Gleiches zu Gleichen.

[3]    El pueblo llano español conocía más o menos la jerga dietética de los galenos, en especial la relativa a la dialéctica frío/caliente, llegando con cierta sutil socarronería a ponerla en entredicho, como se des­prende de este cantar popular:

Dicen que el apio es caliente,
y el rábano, y el pepino;
y yo digo que es mentira,
que más caliente es el vino.

     Todavía persiste en las tradiciones de la India la creencia de que hay alimentos fríos (thanda) y ali­mentos calientes (garam), cuyas propiedades ejer­cen influencias específicas en el cuerpo: así, por ejem­plo, es peligrosa la combinación de los fríos con los ca­lientes; a su vez las dietas deben ser pro­gramadas de modo que a un organismo con una do­lencia ga­ram se le asignen alimentos thanda, y vi­ceversa.

[4]      Rabano Mauro, De institutione clericorum, II, 27; Patrologia Latina, 107, c. 339.

Artículos que te pueden interesar

Lamprea en la culinaria de siempre    Costumbres inmemoriales Cuando hace algunos años tuve la oportunidad de editar el Libro de guisados de Ruperto de Nola (finales del ...
¡Higos! Una antigua panacea Tomás Yepes (1600-1674), “Bodegón con higos”. La iluminación tenebrista resalta la calidad de los frutos y subraya sus contornos, resueltos con finos...
Zuritas, torcaces y langosta de aves Luis Meléndez, Bodegón con palomas (1774) Canta el poeta navarro Zacarías Zuza: “Con claridad de palomas se abre el capullo del amor al día”. Tamb...
Mi dietista por fuera Hipócrates (460 a. C.) nació en la isla de Cos, donde se encuentra esta figuración escultórica con el sabio maestro. Fue uno de los más grandes cient...
Refranes para una dieta Juan Sánchez Cotán (1560-1627): “Bodegón de caza, hortalizas y frutas”. Sobria composición, de gran intensidad e intimismo, iluminada desde un latera...
Tradición y cultura en la alimentación de las pers... La alimentación del anciano, desde el punto de vista subjetivo, sólo puede realizarse adecuadamente si el propio anciano asume o acepta previamente ...
Estética y ética del comer Hambre, apetito y gula Las pala­bras «ham­bre», «apetito» y «gula» equi­valen, respectiva­mente, a nece­sidad , a necesidad más gusto, y a gust...