El dietista (o el galeno) seguía muy de cerca al cocinero en la Edad Media.

El Regimen sanitatis del médico catalán Arnaldo de Vilanova (1238-1311) fue compuesto hacia 1307 para un sanguíneo, el rey Jaime II de Aragón. Regentaba Arnaldo por entonces una cátedra en la Escuela de Medicina de Montpellier[1]. Fue también médico del rey Pedro III de Aragón y de los papas Bonifacio VIII y Cle­mente V. Sus obras versan sobre metodología médica, fisiología, patología, dietética y controversia religiosa (cfr Arnau de Vilanova). De su texto sobre el régimen de salud hay varios manuscritos latinos. Se imprimió por vez primera hacia 1470; y desde entonces ha sido impreso varias veces en las ediciones generales de sus escritos[2].

La versión publicada por Jerónimo de Mondragón en 1606 con el tí­tulo Maravilloso regimiento y orden de vivir guar­da una corresponden­cia fiel con los textos latinos conservados; y es muy superior a otras traducciones más libres e incompletas que del mismo libro se hicieron en España desde 1519[3]. Es la que ofrezco[4] brevemente anotada y ac­tualizada ortográficamente. Mon­dragón dice expresamente que no tra­bajó sobre una obra im­presa, sino sobre el texto manuscrito “de un libro muy antiguo, traslado del mismo original del autor”[5]. Esta aclaración convierte al texto de Mondragón en una “fuente” preciosa para cotejar otros manus­cristos y va más allá de una simple traducción.

Un examen crítico de los manuscritos y ediciones del Regimen Sanitatis de Arnaldo ha sido realizado por J. A. Paniagua y L. Gar­cía-Ballester en “El Regimen Sa­ni­tatis ad Regem Aragonum”, en Arnaldi de Villanova Opera Medica Omnia X.1; estos autores establecen asimismo el texto crítico latino de dicho Regimen[6]. La obra latina de Arnaldo acaba con un capítulo XVIII dedi­cado a De lapsibus emorroy­darum et earum remediis, pues el rey don Jaime padecía afección hemorroidal. En la tra­ducción cas­tellana de Mondragón no existe ese capítulo, de­bido quizás a que una obra dirigida a todo el mundo podía prescindir de una indi­cación perso­nal. En la presente edición he realizado el esfuerzo suplementario de incluir, traducido del latín, ese capítulo XVIII, com­pulsando también, para toda la obra, la más antigua versión catalana, hecha en vida de Arnaldo para la reina doña Blanca, es­posa del rey don Jaime, por el cirujano Berenguer Sarriera, titulada Regiment de sanitat. Como la reina falleció en 1310, cabe colegir que debió es­tar terminada antes de esa fecha[7].

Mi esfuerzo sobre la obra de Arnaldo se ha centrado –además de haber actualizado la or­tografía y la puntuación de la traducción de Mondragón, tarea ineludible para facilitar su lectura– en compulsar la edición de Mondragón con el texto latino de Paniagua/García-Ballester y con la catalana, así como completar el texto caste­llano allí donde era necesario.

El tratado latino del Regimen Sanitatis consta de 18 capítulos. La versión de Mondragón omite el último, por lo que consta de 17. En nin­guno de los dos textos existe indicación de partes, aunque ambos man­tienen el orden de dos secciones diferenciadas:

*

Sección Primera:  Seis cosas naturales que preservan (cap. 1-7).

 *

Sección Segunda:  Cosas que sustentan (cap. 8-17).

*

Apéndice:  Atención a las hemorroides (cap. 18).

 

Se omiten en la presente edición las diez páginas iniciales (dedicatoria, prólogo, aprobación y licencia) del libro de Mon­dragón, la cuales sólo expresan el momento histórico del tra­ductor; aunque desde la primera línea se respeta aquí el texto de la versión castellana del opúsculo de Arnaldo, con la ortografía ac­tualizada. También he nume­rado los párrafos para facilitar las ci­tas.

Las pocas y breves inclusiones de palabras omitidas en la versión de Mondragón no irán en nota, sino entre corchetes [ ] dentro del texto. Aparecerá en nota alguna explicación de términos o giros de ese texto.

El lector podrá situarse mejor en los temas de esta antigua perspectiva siguiendo mi entrada: Fuentes, libros y autores de la dietética medieval.



[1]   Juan Antonio Paniagua, “El maestro Arnau de Vilanova, médico”, 2ª edi­ción corregida, en Studia Arnaldiana, Trabajos en torno a la obra médica de Arnau de Vilanova, Fundación Uriach, Barcelona, 1994, pp. 351-401; Miquel Batllori, “Entorn de les fonts dels «Regiments de Sanitat» d’Arnau de Vilanova”, en I Congrés Internacional d’Història de la Medicina Catalana (Barcelona-Montpellier, 1-7 de junio de 1970), I, Càtedra d’Història de la Medicina, Universitat de  Barcelona, 1971, 253-254.

[2]  Luis García Ballester, Eustaqui Sánchez-Salor, Michael McVaugh, Ana Trías, “Las edi­ciones renacentistas de Arnau de Vilanova: su valor para la edición crítica de sus obras médicas”, en Asclepio, XXXVII, 1984, 39-66. Llegó a tal extremo la fama de Arnaldo que, a su muerte, una versión de 375 hexámetros del Regimen sanitatis salernitanum apareció acompañada de un amplio comentario atribuido falsamente al médico catalán (en la edición rea­lizada por Salvatore de Renzi, la obra salernitana tenía 3520 versos). Aunque el interés por la obra arnaldiana no quedó apagado, como se prueba por la tra­ducción que hizo en 1606 Jerónimo de Mondragón, sí es cierto que fue ce­diendo en beneficio del Regimen sanitatis salernitanum.

[3]   Ana Trías Teixidor, “Sobre un pretendido «Segon libre del Regiment de Sanitat» atri­buido a Arnau de Vilanova”, en Dynamis. Acta Hispanica ad Medicinae Scientiarumque Historiam Illustrandam, 3, 1983, 281-287.

[4]    Según la reproducción fotomecánica realizada por Paniagua, antes citado, del ejemplar de la Biblioteca «Menéndez y Pelayo» de Santander.

[5]   La página del título reza así: “El maravilloso Regimiento y Orden de vivir para tener salud y alargar la vida que compuso el doctísimo Médico Arnaldo de Vilanova para el Serenísimo Rey de Aragón, don Jaime el Segundo, saca­do de un libro latino de mano, muy antiguo, trasladado del mismo original del autor y puesto en esta lengua por el Licenciado Jerónimo de Mondragón, por­que de tan singular obra pueda gozar todo el mundo. Año 1606. En Bar­celona, en la Imprenta de Jaime Cendrar”.

[6]   C.S.I.C., Barcelona, 1996, 394-416 (texto latino crítico: 423-470). Este se­rá nuestro texto latino de referencia.

[7]    En la Biblioteca Nacional de Madrid se encuentra un códice de esta obra, con el número 10078, publicado por Miguel Batllori en 1947.

Artículos que te pueden interesar

El vegetarismo como fenómeno cultural  Símbolos del vegetarismoEl vegetarismo actual es un fenómeno cultural. El aspecto desde el que mejor se puede apreciar la índole cul...
Lo natural y lo gastronómico Joseph Bail, “The Pretty Pastry Cook” (s. XIX). La bella pastelera se dispone a realizar una faena que transformará unos elementos casi naturales en ...
Psicología de la conducta alimentaria Tiene por objeto la Psicología el estudio de la conducta humana, a través de los distintos factores sensoriales, afectivos y cognoscitivos que converg...
El dilema del omnívoro  Michael Pollan esribe  “The Omnivore's Dilemma: A Natural History of Four Meals” (2006)  para desentrañar el significado de nuestra condición que nos...
Lo que dura el placer de un plato  Placer y displacer no son sentimientos ab­solutos, sino relativos a estados fisio­lógicos, a circunstancias, a grados y a frecuencia con que se d...
Agraz-Verjus: la añada de 2012 es excelente El agraz se obtenía, desde antiguo, del jugo fermentado de uvas semimaduras.Durante dos décadas años el condimento “agraz-verjus”, tan utilizado ...
Agraz-Verjus: un condimento regio ¿Qué es y cómo nació?El agraz-verjus es un condimento utilizado a lo largo de la historia de la gastronomía para elaboraciones culinarias. Se ...