Restaurantes con soles, propuestos por la Academia

 

Vincent van Gogh (1853-1890). Un “amanecer” dulce y lento, bajo la calidez del sol naciente, que emite su bendición a la tierra y excita el terreno para la vida, en todas direcciones: hace desaparecer las sombras y lo llena todo de coloridos reflejos.

La nueva Guía Repsol 2012, asesorada por la Academia Navarra de Gastronomía, ha otorgado, aquí en el territorio foral, sus galardones o  “soles” a varios restaurantes. Pero han sido muchos más los concedidos en toda España:  259 tienen un sol; 100 disponen de dos soles; 22 cuentan con tres soles.

Navarra computa 7 establecimientos con dos soles: Alhambra de Pamplona, Molino de Urdániz, Enekorri de Pamplona, Europa de Pamplona, Rodero de Pamplona,  Maher de Cintruénigo y Túbal de Tafalla.

Asimismo, tres son los restaurantes que obtienen un “sol”: Asador Epeleta de Lekumberri, El Peregrino de Puente la Reina y El Treintaitrés de Tudela.

(La Guía Repsol reseña también aquellos 10 vinos que han sido considerados como los mejores de Navarra: Chivite Colección 125, Vendimia Tardía 2008, 96 puntos. Chivite Colección 125, 2008, 95 puntos. Palacio de Otazu Vitral 2004, 95 puntos. Chivite Colección 125, 2006, 94 puntos. Pago de Cirsus, Opus II 2007, Bodegas Iñaki Núñez, 94 puntos. Señorío de Andión 2006, 94 puntos. Chivite Colección 125, 2007, 93 puntos. Pago de Cirsus, Moscatel 2007, Bodegas Iñaki Núñez, 93 puntos. Guelbenzu Lautus, 2005, 92 puntos. 10º Señorío de Otazu, 2006, Bodegas Otazu, 92 puntos.)

Por su parte, la Guía Michelín utiliza la palabra “estrella” para designar la distinción que aplica a los restaurantes mejor calificados, que son muchos.

***

Al margen de estas lucidas calificaciones, quiero hacer una pequeña e inocua reflexión personal, referente a los nombres (“estrellas”, “soles”) aplicados a los galardones recibidos.

Lo cierto es que “sol” tiene cierta ventaja cósmica sobre “estrella”, pues siempre fue considerado como una “magna stella”, centro de nuestro sistema planetario.

Ateniéndonos a la vista, miramos a las estrellas  de abajo arriba, para gozar de su excelsitud. En cambio, el sol no puede ser mirado de esa manera, pues perjudicaría nuestros ojos.

Ahora bien, ateniéndonos a los efectos beneficiosos, es claro que el sol significa luz, calor, animación; cosa que no se le puede pedir a una “longinqua stella”. Pero es algo que se le debe pedir a un restaurante.

Tiene además el “sol”, como premio gastronómico, la aventurada cualidad innata de “volver”; y así hablamos del tiempo que el sol “parece” emplear en dar una vuelta alrededor de la Tierra (aunque en realidad sucede lo contrario): el año que viene, ya veremos.

Espero que los restaurantes agraciados con “soles” recuerden, para su propio bien, el uso coloquial de “sol con uñas”, que refiere el hecho de que a este astro se le interponen a veces algunas nubes ligeras que no le dejan despedir su luz con toda claridad y fuerza. Y para los que todavía no han conseguido “soles” me permito recordar el dicho tan español de que “aún hay sol en las bardas”, pues no está perdida la esperanza de conseguir algo. Y si no, el tiempo al tiempo.

En fin, hay un calificativo que me permite el refranero, “ser un sol”, y que yo reservo tan sólo para ponderar afectuosamente las cualidades de mis alumnos, de mis amigos y, por supuesto, de mis nietos: sin valoración gastronómica alguna.

Artículos que te pueden interesar

Sopa Cana Jozef Israëls (1824-)  Orienta su estilo hacia la pintura de género realista, como forma de expresar su admiración por el ser humano, siendo el tema ...
Gastronomía de “La lozana andaluza” Una obra literariaFrancisco Delicado (1475-1535) fue un clérigo y escritor andaluz de la época del Renacimiento. Publicó la mayor parte de sus ob...
El gusto Carel Fabritius (1622-1654), "El gusto". Este pintor holandés, probablemente discípulo de Rembrandt, utiliza admirablemente los intensos contrastes d...
El huevo, entre la gastronomía y la metafísica Simbolismo del huevoEl consumo del huevo se remonta probablemente al inicio mismo de la humanidad. Dado que hay animales que comen huevos de a...
Del cocinero al cocinista, y vuelta Ramón Bayeu y Subías (1746-1793). “En la cocina”. Una desenvuelta cocinera mueve con energía el contenido de una sartén sobre el fuego. Por su modo d...
La educación alimentaria, según el Parlamento Euro... Joachim de Beuckelaer (1533-1574): Bodegón.  Para un cocina bien surtida, el pintor se concentra en la imitación convincente de las texturas propias ...
¿Croqueta o albóndiga? Por un hispanismo gastronóm... A mi buen amigo Fernando García MinaMauricio Flores Kaperotxipi (1901-1997): “Merienda en la fiesta del pueblo”. Su pintura recrea esencialment...

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2017 Regusto.es

Tema por Anders NorenArriba ↑