Soles y estrellas

 

Vincent van Gogh (1853-1890). Un “amanecer” dulce y lento, bajo la calidez del sol naciente, que emite su bendición a la tierra y excita el terreno para la vida, en todas direcciones: hace desaparecer las sombras y lo llena todo de coloridos reflejos.

 

Quiero hacer una pequeña e inocua reflexión personal, referente a los nombres (“estrellas”, “soles”) aplicados a los galardones que conocidos restaurantes reciben.

Lo cierto es que “sol” tiene cierta ventaja cósmica sobre “estrella”, pues siempre fue considerado como una “magna stella”, centro de nuestro sistema planetario.

Ateniéndonos a la vista, miramos a las estrellas  de abajo arriba, para gozar de su excelsitud. En cambio, el sol no puede ser mirado de esa manera, pues perjudicaría nuestros ojos.

Ahora bien, ateniéndonos a los efectos beneficiosos, es claro que el sol significa luz, calor, animación; cosa que no se le puede pedir a una “longinqua stella”. Pero es algo que se le debe pedir a un restaurante.

Tiene además el “sol”, como premio gastronómico, la aventurada cualidad innata de “volver”; y así hablamos del tiempo que el sol “parece” emplear en dar una vuelta alrededor de la Tierra (aunque en realidad sucede lo contrario): el año que viene, ya veremos.

Espero que los restaurantes agraciados con “soles” recuerden, para su propio bien, el uso coloquial de “sol con uñas”, que refiere el hecho de que a este astro se le interponen a veces algunas nubes ligeras que no le dejan despedir su luz con toda claridad y fuerza. Y para los que todavía no han conseguido “soles” me permito recordar el dicho tan español de que “aún hay sol en las bardas”, pues no está perdida la esperanza de conseguir algo. Y si no, el tiempo al tiempo.

En fin, hay un calificativo que me permite el refranero, “ser un sol”, y que yo reservo tan sólo para ponderar afectuosamente las cualidades de mis alumnos, de mis amigos y, por supuesto, de mis nietos: sin valoración gastronómica alguna.

Artículos que te pueden interesar

El gusto Carel Fabritius (1622-1654), "El gusto". Este pintor holandés, probablemente discípulo de Rembrandt, utiliza admirablemente los intensos contrastes d...
Debate en TV2: Sentarse a la mesa para comer Reunirse en torno a la mesa es sinónimo de celebración, de día especial: la comida nos une y sirve como excusa para encontrarnos y socializarnos. ...
Una cena romana opulenta: la de Trimalción  Una cena “opulenta” –o sea, profusa, copiosa y excesiva– no la podía ofertar durante el primer siglo de nuestra era un volunta...
Meditación sobre el brindis y el vino  En España "brindar" viene de una expresión alemana: Ich bringe dir's, que significa "te lo ofrezco". Esta palabra llegó al español por m...
Biopsicología alimentaria Francis Leukel, Introduction to Physiological Psychology. Study Guide: Physiological Psychology. Publicado inicialmente en el año 1972, y reeditad...
Un gusto fragante, el “umami” Cómo llamar en español al umamiEl sabor umami es suficientemente conocido: en 1985 se celebró en Hawai el “Primer Simposio Internacional...
Reflexión sobre el hecho gastronómico El ser humano no se mueve por motivos fisiológicos para elegir una dieta o un alimento concreto: son lasideas, los elementos psicológicos, afectivos y...

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2017 Regusto.es