Botero (1932-) propone otro concepto de alacena, con dos cuerpos: en ella recoge también dulces caseros y algunas frutas de temporada

 

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681):
El Dragoncillo, entremés.

 

¡Oh tú, que de una empanada
sabes, y de una ensalada
a dónde escondida está!
A este rincón donde va
dásela a aquesa criada.
Y tú, que me oyes con pena,
pon en esotro rincón,
como si fuera alacena
un pedazo de jamón,
y alguna polla rellena,
y sea muy buena.
Mira que si no lo es,
o de tajo o de revés
haré en tu cara una cruz.

 

Artículos que te pueden interesar

La cocina futurista  Principios antropológicosEstamos acostumbrados –quizás demasiado– a leer y escuchar  muchas cosas acerca de la "nueva cocina", de la...
Cenar de espaldas a la Navidad Willem Claeszoon Heda (1594-1680): “Mesa con vajilla, viandas y vino”. Su habilidad y gusto en el colorido de tazas y jarras, capta con exquisita sen...
Manolo Sarobe: la novedad gastronómica de la tradi...  Víctor Manuel Sarobe Pueyo (Pamplona, 1925-2012)Conocí a Manolo Sarobe en el 1990, año en que acababa de publicar en dos pequeños volúm...
Ensalada templada de coliflor con verjus Ensalada templada de coliflor al agraz-verjusMe escribe de nuevo Inés Romero Arrayas, encantada con el uso del condimento agraz-verjus. Y me enví...
Mahonesa, Mayonesa, Ajo aragonés  Un grupo de amigos, siempre atentos a la historia culinaria, me preguntaron si la salsa llamada "mayonesa" podría considerarse un plato específico es...
Debate en TV2: Sentarse a la mesa para comer Reunirse en torno a la mesa es sinónimo de celebración, de día especial: la comida nos une y sirve como excusa para encontrarnos y socializarnos. ...
Un canto gastronómico al puerco Me ha enviado Sebastián Damunt, desde Murcia, fotocopia de un delicioso ejemplar que ha encontrado en la envidiable biblioteca que su padre le...