Botero (1932-) propone otro concepto de alacena, con dos cuerpos: en ella recoge también dulces caseros y algunas frutas de temporada

 

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681):
El Dragoncillo, entremés.

 

¡Oh tú, que de una empanada
sabes, y de una ensalada
a dónde escondida está!
A este rincón donde va
dásela a aquesa criada.
Y tú, que me oyes con pena,
pon en esotro rincón,
como si fuera alacena
un pedazo de jamón,
y alguna polla rellena,
y sea muy buena.
Mira que si no lo es,
o de tajo o de revés
haré en tu cara una cruz.

 

Artículos que te pueden interesar

Mi dietista por dentro Zinaida Serebryakova (1884-1967), “La hora del almuerzo”. Plasma de forma natural el momento del almuerzo de unos niños. Destaca la armonía y la ...
Sobre alimentos funcionales Pieter Aertsen (1508-1575) “Bodegón con carne y Sagrada Familia”. En primer plano se ofrecen al comprador los objetos de deseo: grandes piezas cortad...
Dietética medieval, 10: Evacuaciones correctas Galeno enseñaba que había tres planos de facultades biológi­cas en el hombre: el anima­lis, localizado en el cerebro, con sus fun­ciones cognitivas; e...
Secretos de la emoción gastronómica  Lo que nutre y lo que agrada El alimento no sólo «nutre», sino que también «agrada» o «desagrada»: se acompaña de un tono emotivo, un estado a...
Una historia de la alimentación Esta obra, bastante voluminosa (Fayard, 2009), en la que han participado unos cincuenta historiadores, se realizó bajo la dirección de Jean-Louis Flan...
Dar es olvidar: La clave de un servicio a la perso... Vincent van Gogh (1853-1890): "El sirviente". Ante el inmenso campo del mundo, con sus largas o cortas cosechas, el hombre puede sentirse abrumado po...
Confluencia de olores y sabores Congregación sensorial de olores y sabores En la consumición de los alimentos, es llamativa la unión del olor con el sabor. Sin el olfato no h...