Botero (1932-) propone otro concepto de alacena, con dos cuerpos: en ella recoge también dulces caseros y algunas frutas de temporada

 

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681):
El Dragoncillo, entremés.

 

¡Oh tú, que de una empanada
sabes, y de una ensalada
a dónde escondida está!
A este rincón donde va
dásela a aquesa criada.
Y tú, que me oyes con pena,
pon en esotro rincón,
como si fuera alacena
un pedazo de jamón,
y alguna polla rellena,
y sea muy buena.
Mira que si no lo es,
o de tajo o de revés
haré en tu cara una cruz.

 

Artículos que te pueden interesar

Suspenso en inteligencia emocional Jan Steen.(1626-1679) “La alegre familia”. Retrata una escena animada, que incita a un comportamiento a la vez lúdico y moralizante. Expresa la alegr...
Biopsicología alimentaria Francis Leukel, Introduction to Physiological Psychology. Study Guide: Physiological Psychology. Publicado inicialmente en el año 1972, y reeditad...
Una cena de Navidad Rogier van der Weyden (1400-1464): “El nacimiento de Jesús”. Interpreta de modo sencillo el tema religioso de la Natividad. Su estilo es marcadamente...
Frutas de sartén para la alacena Juan van der Hamen y León (1596–1631), "Bodegón con dulces caseros".Desde antiguo las llamadas frutas de sartén o dulces de sartén se elaboran en...
Un gusto fragante, el “umami” Cómo llamar en español al umamiEl sabor umami es suficientemente conocido: en 1985 se celebró en Hawai el “Primer Simposio Internacional...
Antiguas artes alimentarias: acumulación y producc... Acumulación y producciónLos recursos alimenticios disponibles por un pueblo determi­nado dependen no sólo del ambiente natural y de la pobla­c...
De la gula al angelismo Ser cuerpo y tener cuerpoDesde un punto de vista "alimentario" podemos sentir el cuerpo de varias maneras, al menos dos principales, vinculada...