Botero (1932-) propone otro concepto de alacena, con dos cuerpos: en ella recoge también dulces caseros y algunas frutas de temporada

 

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681):
El Dragoncillo, entremés.

 

¡Oh tú, que de una empanada
sabes, y de una ensalada
a dónde escondida está!
A este rincón donde va
dásela a aquesa criada.
Y tú, que me oyes con pena,
pon en esotro rincón,
como si fuera alacena
un pedazo de jamón,
y alguna polla rellena,
y sea muy buena.
Mira que si no lo es,
o de tajo o de revés
haré en tu cara una cruz.

 

Artículos que te pueden interesar

El anciano tras la eterna juventud QUENTIN MASSYS, 1465-1530. "La Duquesa fea" (National Gallery de Londres). El pintor nos presenta la decadencia física rayana en la caricatura: una m...
Agraz-Verjus: la añada de 2012 es excelente El agraz se obtenía, desde antiguo, del jugo fermentado de uvas semimaduras.Durante dos décadas años el condimento “agraz-verjus”, tan utilizado ...
Camuesas en mi recuerdo Vincent Van Gogh: “Bodegón con manzanas” (1885). Empleando una perspectiva alzada, el pintor dota de un volumen esquemático a las manzanas que confor...
Academia Navarra de Gastronomía Fines generalesLa Academia Navarra de Gastronomía es una asociación con reconocimiento jurídico, cuyos fines son la investigación y la  práctica ...
¿A qué llamamos conducta alimentaria? José Ribera (1591-1652): “El gusto”, que se representa mediante la comida y la bebida. Corresponde a una serie sobre los cinco sentidos. Ribera conec...
Del comer y engordar  Muchas energías renovablesSi los norteamericanos –cuyo excedente corporal de grasa se cal­cula en un bi­llón de kilogramos– se decid...
Los hábitos alimentarios como signos de identidad Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (1599-1660): “Almuerzo de labriegos”. Imitando magistralmente el natural, consigue la representación del relieve...