Botero (1932-) propone otro concepto de alacena, con dos cuerpos: en ella recoge también dulces caseros y algunas frutas de temporada

 

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681):
El Dragoncillo, entremés.

 

¡Oh tú, que de una empanada
sabes, y de una ensalada
a dónde escondida está!
A este rincón donde va
dásela a aquesa criada.
Y tú, que me oyes con pena,
pon en esotro rincón,
como si fuera alacena
un pedazo de jamón,
y alguna polla rellena,
y sea muy buena.
Mira que si no lo es,
o de tajo o de revés
haré en tu cara una cruz.

 

Artículos que te pueden interesar

De la gula al angelismo Ser cuerpo y tener cuerpo Desde un punto de vista "alimentario" podemos sentir el cuerpo de varias maneras, al menos dos principales, vinculada...
Cerezas encantadas   Gaetano Bellei (1857-1922) "Las cerezas de la abuela". Pinta con elegancia, siendo sus pinceladas frescas y luminosas, de risueña factura, ...
Confluencia de olores y sabores Congregación sensorial de olores y sabores En la consumición de los alimentos, es llamativa la unión del olor con el sabor. Sin el olfato no h...
¿Croqueta o albóndiga? Por un hispanismo gastronóm... A mi buen amigo Fernando García Mina Mauricio Flores Kaperotxipi (1901-1997): “Merienda en la fiesta del pueblo”. Su pintura recrea esencialment...
Dietética medieval, 6: Ejercicios, masajes y baño... Ejercicios   Una vez elegido el ambiente oportuno para conservar la sa­lud, se ha de procurar el debido ejercicio. No se trata del ejer­cici...
El gusto por lo esencial: autorretrato con Machado Baeza nevada. Uno de los lugares por donde paseaba Antonio Machado La expresión poética Coincidiendo con el centenario de la entrada de Antonio...
Sobre historia de la alimentación "Una historia comestible. Homínidos, cocina, cultura y ecología", de L. Jacinto García (Trea, 2013). En este libro L. Jacinto García --médico que ...