Botero (1932-) propone otro concepto de alacena, con dos cuerpos: en ella recoge también dulces caseros y algunas frutas de temporada

 

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681):
El Dragoncillo, entremés.

 

¡Oh tú, que de una empanada
sabes, y de una ensalada
a dónde escondida está!
A este rincón donde va
dásela a aquesa criada.
Y tú, que me oyes con pena,
pon en esotro rincón,
como si fuera alacena
un pedazo de jamón,
y alguna polla rellena,
y sea muy buena.
Mira que si no lo es,
o de tajo o de revés
haré en tu cara una cruz.

 

Artículos que te pueden interesar

Cocina y gastronomía como cultura El hombre, un "comedor" universalEntre todos los vivientes, sólo el hom­bre, al intentar alimen­tarse, produce una cocina gastronómica. Tambié...
El olfato En busca del mejor olorEl olor es un elemento esencial del «gusto gastronómico» completo, pues interviene de un modo importante en el «sabor» ...
Servicio a la persona: respeto, orden, diligencia Pierre Eduard Frère (1819-1886): “Sirviendo a sus hermanos”. Poniendo atención razonable a su labor culinaria, la niña mayor se dispone a repar...
Tradición y cultura en la alimentación de las pers... La alimentación del anciano, desde el punto de vista subjetivo, sólo puede realizarse adecuadamente si el propio anciano asume o acepta previamente ...
Para gustos, colores Galletas Pantone de Kim NeillLa rica percepción del mundoEstamos acostumbrados a ver los colores, a oler los olores, a oír los sonidos, a gus...
Dimensiones científicas y culturales de la comida Este libro titulado Dimensions of the meal: the science, culture, business, and art of eating (Aspen, 2000), editado por Herbert L. Meiselman, insiste...
Entre la cocina y la mesa, una flauta mágica David Emile Joseph de Noter (1818-1892): “A Maid In The Kitchen”. Este pintor belga adopta las escenas de la vida cotidiana que ya habían sido tratad...