José Ribera (1591-1652): “El gusto”, que se representa mediante la comida y la bebida. Corresponde a una serie sobre los cinco sentidos. Ribera conecta lo simbólico con lo real, con la apariencia cotidiana de un personaje vestido de manera discreta y humilde; pues se dispone a satisfacer una necesidad que todos los mortales tienen: la de comer.

Intercambio del hombre con su mundo

Permítaseme responder a la cuestión planteada en el título anteponien­do algunas preguntas pertinentes: ¿Por qué es estimado el saltamontes por algu­nos pueblos africanos y es re­chazado por otras gentes? ¿Por qué a los musulmanes les repugna la carne de cerdo? ¿Por qué en algunas zonas de Melanesia y Po­linesia el varón no debe ver comer a la mujer, ni ésta al varón? ¿Por qué en nuestro ámbito cultural se hacen tres comidas al día, y no dos o cinco? ¿Por qué normalmente no se come carne en el desayuno?

Estas y otras preguntas, quizás más importantes, se refieren al modo de com­portarse o conducirse el hombre ante los alimentos, al seleccionarlos, prepararlos, consumirlos… y habituarse a ellos. El hombre está en relación constante con su medio ambiente para mantenerse en la existencia y conseguir un equilibrio vital. A la relación de intercambio con la que el sujeto consigue los elementos que ne­cesita su organismo para sostener la es­tructura biológica y mantener las necesi­dades energéticas se llama “conducta alimentaria”. En esa conducta podemos distinguir procesos preparatorios (como el conseguir alimentos) y procesos cul­minantes (como el “comer”). ¿Qué es­tructura reflejan estos momentos?

Fijé­mo­nos tan sólo en uno de ellos, por ejemplo, el acto de comer. Este acto no se entiende por sí mismo como un fe­nómeno aislado, carente de conexio­nes. Lo mismo que una figura no se divisa sin un fondo desde el cual emerge, vemos el acto humano de ingesta emer­ger de un amplio trasfondo antro­po­lógico, consti­tuido, desde el lado cul­tural, por normas sociales y, desde el lado psicológico, por exigencias incons­cien­tes de tipo emocional. La cultura, con su tradición o historia colectiva, y el in­consciente, con  su his­toria individual, forman un tras­fondo desde el cual cobra cierto sentido el acto de comer.

 *

El alimento: sus aspectos biológicos y psicológicos y culturales

 

En cualquiera de los aspectos de la conducta alimentaria –sean preparatorios, sean culminantes– el hombre observa cierto orden, siguiendo pautas que en parte son individuales y en parte también colectivas, incorporadas como costum­bres, en las cuales se reflejan las normas de la tradición cultural. No es suficiente que una cosa sea comestible para que acabe siendo comida: esto último ocu­rrirá si lo consienten los parámetros cul­turales presentes en la mente del sujeto.

La palabra “alimento” viene del latin alere, que significa nutrir y hacer crecer. Pero este significado no está ceñido al aspecto biológico o fisiológico. Biológi­camente podemos llamar ali­mento a toda sustancia que, no siendo tóxica, puede reparar partes sólidas o lí­quidas de nues­tro organismo, satisfa­ciendo necesidades de materia, de calor o de energía mecá­nica; y como no existen alimentos natu­ra­les completos[1], los ali­mentos son en el hombre biológicamente comple­menta­rios unos de otros, para asegurar el ciclo de su vida individual y la per­sistencia de su especie. Pero el ali­mento efectivo no es sólo química o biología, sino también cultura.

 *

Determinaciones inconscientes y emocionales de la conducta alimentaria

 

La conducta alimentaria hu­mana ha de verse también como una es­tructura de fenómenos tanto conscientes como inconscientes. Las normas alimen­tarias no son siempre conscientes. El in­cons­ciente es una dimensión ineludible de tal con­ducta. Por ejemplo, la relación afec­tiva del niño con la madre alcanza un clímax especial en los momentos relacio­nados con su nutrición: si ella le ofrece los pri­meros alimentos sin afecto o con ansiosa preocupación, o si le provoca un destete extemporáneo, es seguro que las frustra­ciones se depositarán en el incons­ciente del niño y le crearán riesgos de trauma­tismo psicológico, de largas con­secuen­cias incluso en la edad adulta. “La rela­ción primitiva de orden emocional que se forma, en el curso de primeros meses de la vida, entre el alimento y la madre, se fija en el inconsciente del niño a lo largo de su crecimiento y se man­tiene incluso en el adulto; queda constan­temente re­forzada y modificada por las experien­cias siguientes del mismo orden. Esta re­lación se hace de hecho muy compleja en el adulto, que nunca come verdade­ramente solo, porque lleva siem­pre con­sigo el recuerdo de sus pri­meras expe­riencias alimentarias, aso­ciadas a la pre­sencia de su madre”[2].

Ese “inconsciente” en el que se de­posi­tan las primeras experiencias alimen­tarias infantiles responde a un dinamismo real y profundo. “El recién nacido per­cibe inconscientemente la existencia de un objeto infinitamente bueno, del que se puede lograr el máximo bien, y que ese objeto es el pecho materno
[…] Desde la primera experiencia habida en la alimen­tación, el hecho de perder y recuperar el objeto querido (el pecho “bueno”) será fundamental en la vida emocional del niño, quien agradecerá tanto el objeto que proporciona el alimento como el alimento mismo”[3].

*

Sentido profundo de las respuestas alimentarias

 

Faltaría un ingrediente esencial si no se dijera que esa conducta –de di­mensiones conscientes e inconscientes, naturales y culturales– es siempre la de un sujeto: el estímulo alimentario incita al sujeto; y la respuesta es siempre la de un sujeto. Y aunque el estímulo sea una energía física que llega a los órganos re­ceptores y los excita, su función estimu­ladora no sería posible si sólo encontrara un lugar vacío y no un sujeto constituido con una peculiar estructura, con órganos aptos para ser estimulados. El campo fí­sico estimulante es delimitado por la or­ganización propia del sujeto. Por ejem­plo, según que el sujeto esté hambriento o saciado, un mismo alimento puede unas veces excitar el apetito y otras pro­ducir hastío o náuseas. Pero no siempre produce una respuesta unívoca[4].

La respuesta que el sujeto da en la conducta alimentaria no es un simple acto reflejo, sino que tiene una significa­ción; y a su vez, el estímulo que provoca esa respuesta no es tampoco neutro (con el mismo valor de intensidad y de energía), porque se destaca desde una si­tuación llena de sentido. La situación misma es una estructura integrada por percepciones, imágenes, recuerdos, ideas, emociones y necesidades. Y en la res­puesta que el sujeto da al estímulo sur­gido en una situación se implican tam­bién sus necesidades, sus ideas, sus imá­genes, sus recuerdos, sus afectos[5]. Entre el estímulo y la respuesta se intercala el sujeto orgánico, con sus numerosas va­riables intermedias de índole fisiológica, psicológica y sociocultural.

 

 

 

 

La variable fisiológica

Se refiere al hom­bre individual como especie bioló­gica: en ese aspecto se incluyen las pro­pieda­des de los nutrientes que hacen al ali­mento fisiológicamente adecuado o ina­­decuado tanto para el crecimiento, man­­tenimiento y regulación metabólica del sujeto como para su supervivencia espe­cífica. Desde esta dimensión da lo mismo que un aminoácido sea originario de una carne que de un laboratorio[6]. Su unidad cultural es el nutriente, del que se exigen dos propiedades: cualidad higié­nica  y cualidad dietética. La primera significa innocuidad de los alimentos para la sa­lud, sin riesgos de intoxicación. La se­gunda designa la correspondencia ade­cuada entre la ingesta y los elementos que el organismo humano necesita para desarrollarse y regenerarse.

 

La variable psicológica

Se refiere al hombre como ser dotado de sentidos y apetitos: el alimento no es meramente vehículo de nutrientes, sino vehículo de propiedades organolépticas (color, sabor, textura, olor, temperatura, etc.), las cuales estimulan los órganos de los sentidos y se convierten en información llevada a la corteza cerebral. Desde esta dimensión ya no es indiferente que una sustancia mineral provenga de un pescado o de una fruta, de un mercado o de un labora­torio: el alimento se diferencia ahora por sus propiedades sensoriales, haciéndose más o menos aceptable, más o menos apetecible. Su unidad cultural es el ali­mento. Esta dimensión sensorial abarca dos aspectos: el sensitivo (que hace refe­rencia a los órganos de los sentidos), y el sentimental (que se refiere al tono emo­tivo con que el sujeto recibe las impre­siones sensoriales, respondiendo con acti­tudes de aceptación o rechazo).

 

La variable sociocultural

Se refiere al hombre como ser social, como un su­jeto relacionado con otros. En este caso, el alimento es una forma simbólica de co­municación, sea de la madre con el niño, sea del individuo con la sociedad. Un ejemplo: cuando en el siglo XVI o XVII alguien se veía preci­sado a mostrar en España su “pureza de sangre” o su condición de “cristiano vie­jo” –sin víncu­los de sangre con judíos o musulmanes, a los cuales prohibe su re­ligión comer cerdo– procuraba comer públicamente jamón, tocino o embutidos de porcino: este alimento era un signo de garantía con el que comunicaba a los demás –so­bre todo cuando iba de viaje y tenía que pararse con desconocidos en mesones o caminos– que él estaba fuera de sospe­cha[7].

Cervantes relata en el Quijote (capí­tulo 54 de la segunda parte) una es­cena en que Sancho Panza en­cuen­tra a unos pe­regrinos alemanes, en­tre los cua­les va disfrazado un antiguo vecino suyo, el morisco Ricote, expul­sado de España por su ascendencia mu­sulmana[8]. Estos ca­minantes se paran a comer con Sancho y extienden en la hierba “pan, sal cuchi­llos, nueces, rajas de queso, hue­sos mon­dos de jamón, que si no se deja­ban mas­car, no se defendían de ser chu­pados”. A falta de jugoso ja­món, estos peregrinos muestran siquiera el salvoconducto que les queda­ba: el hueso. A su vez, Ricote saca una enorme bota de vino, “que en grandeza podía competir con las cinco”, para dar a en­tender ostentosamente que la prohi­bición coránica de beber vino no iba con él. Decir de alguien que no era comedor de jamón o tocino equivalía a tacharle de traidor.

Luis de Góngora, el gran poeta del Siglo de Oro, fue acusado de manera hi­riente y mor­daz por Quevedo de carecer de lim­pieza de san­gre –o sea, de tener as­cen­dencia judía–, en los siguientes versos: “Yo te untaré mis obras con tocino | por­que no me las muerdas, | perro de los in­genios de Castilla, | docto en pullas, cual mozo de camino”.

Así, pues, a tra­vés del alimento el hombre vehicula pa­trones de conducta, normas o prohibi­ciones religiosas, modos de jerarquía y alcance de funciones. Su uni­dad cultural es la comida[9].

 *

Disciplinas que se ocupan de la conducta alimentaria

 

Debido a que, por una parte, la “dietética” debe prescribir pautas pa­ra conseguir la corrección alimen­taria en un individuo o en una una de­termi­nada po­blación de edades y a que, por otra parte, el hecho alimentario pre­senta una di­mensión “sociocultural” a cuyas nor­mas están sometidos de una manera cons­ciente o inconsciente los miembros de una comunidad, es evidente que el estu­dio global de la “conducta alimen­taria” debe incluir la investigación del sentido de estas normas que en todo caso acom­pañan tanto al hecho alimen­tario en ge­neral como al hecho dietético en parti­cu­lar. A ese es­tudio responde el estudio global de la conducta alimenta­ria, en cuanto reflexión sobre el senti­do total del hom­bre como ser trófico; un ser que prefiere o desestima un tipo de co­mida, que aco­ge o rechaza una costum­bre ali­mentaria, etc. Tal re­flexión pre­tende integrar en ese enfoque de “to­tali­dad de sentido” aquellos as­pectos ali­men­tarios que son investigados, desde ángu­los distintos, por otras disci­plinas, como la Sociología[10], la Geografía[11] y la Econo­mía[12] alimentarias.

El estudio de la conducta alimentaria es ayudado por la in­vesti­gación que se orienta a comprender el cur­so temporal del hombre como ser tró­fico, en sus distintos aspectos (especial­mente sociales, ecológicos y mo­rales): está constituido al menos por la Historia y la Etnología[13] alimentarias.

Las relaciones que existen entre la alimentación o dieta y el psiquismo, ex­presadas en las manifestaciones del com­portamiento –y de las que tradicional­mente se ha ocupado la Psicología[14]– son estudiadas por lo que algunos autores llaman Psicodietética[15], una investigación que estudiaría tanto los estados normales como las perturbaciones de la conducta alimentaria, aspectos estos funcionales de tipo psicológico, que no se remiten a mo­dificaciones anatómicas o bioquími­cas. La Neurodietética sería competente, en cambio, en las perturbaciones de la con­ducta que se relacionan con altera­ciones anatómicas (lesiones orgánicas del siste­ma nervioso) o bioquímicas (pérdida del apetito debida a carencia de vitaminas A, B1 y C, o irritabilidad por falta de vi­ta­mina B6). Aunque, dicho sea en honor de la verdad, muchos investigadores se nie­gan a trazar una línea divisoria neta entre neurología y psicología. La Psicodietética, en cuanto es­tudia psicológicamente las relaciones que di­rectamente provocan o indirec­tamente con­dicionan una conducta ali­mentaria, apronta un valioso material al estudio de la conducta alimentaria.

 *

Determinaciones socioculturales del alimento

 

La variable sociocultural, antes apun­tada, encierra al menos cuatro aspectos simultáneos y ninguno excluyente: el ambiente, la civilización, la presión social y la aspiración mo­ral.

El aspecto ambiental, constituido por los influjos externos, puede explicar al­gunas tradiciones asociadas a la ingestión de la comida y al estado alimentario de una población. En muchos aspectos –aunque no de la manera universal y ne­cesitante que preconizó el neoconductista Skinner[16]– las sociedades humanas son fisiológica y culturalmente modificadas por el ambiente[17]. Por ejemplo, la dieta regional o nacional puede estar condi­cionada por la temperatura (frío o calor), por la altitud y por la humedad, las cua­les determinan en parte a su vez la canti­dad y la calidad de comida disponible. Las sociedades primitivas que no pueden controlar la sequía viven pautas alimen­tarias parecidas. Se puede incluso decir que muchas poblaciones que viven en ambientes con características similares y no pueden reaccionar enérgicamente so­bre ellos para transformarlos, tienden a elaborar análogos comportamientos ali­mentarios.

Pero los hombres tienen capacidad de modificar, por medio de su civilización (ideas, técnicas e instrumentos) el am­biente. La civilización determina también en excepcional medida el comporta­mien­to alimentario y la dieta misma[18]. Esto ex­plica que ambientes similares puedan mantener esquemas alimentarios diferen­tes. Muchos casos generalizados de ham­bre son más fenó­menos de civilización (falta de reacción con­veniente al medio) que efectos am­bien­tales.

En tercer lugar, la presión social ex­plica el origen, desarrollo y decadencia de muchas costumbres alimentarias, de hábitos y reglas culinarias[19], sin nece­si­dad de apelar a conocimientos de las ne­cesi­dades alimentarias y fisiológicas del hombre. La mayoría de las reglas alimen­tarias funcionan como estabiliza­dores sociales, y muchos alimentos son usados no tanto para nutrir cuanto para identifi­car un sexo, una clase, un estado social. Se puede pronosticar incluso si una dieta o un programa gastronómico tendrían éxito en determinados círculos sociales.

Por último, la aspiración moral puede explicar muchos fenómenos relativos a la aceptación o rechazo de determinados alimentos o la forma de preparar las co­midas. El aspecto moral del compor­tamiento alimentario encierra desde un mandato religioso a una proscripción ideológica. Ya en el relato del Génesis la primera prohibición de Dios a Adán y Eva se refiere a la comida: “Puedes co­mer de todos los árboles del jardín; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás en modo alguno, porque, el día en que comieres, sin duda mori­rás”[20].

La reacción o conducta –que encierra todas estas variables– es ante todo “res­puesta” de un sujeto orgánico que utiliza biológica, psi­cológica y sociocultural­mente la esti­mu­lación.

El estímulo biofísico no es algo aislado, pues forma parte de una si­tua­ción: sólo así se remite a un sujeto que le da una respuesta. La respuesta es fun­ción primaria del sujeto y secundaria­mente del estímulo. A diferencia del puro pro­ceso fisiológico, la conducta humana se presenta “como la respuesta global y significante de un sujeto a una situación que tiene para él un sentido”[21].

Por su ca­rácter total o global, la con­ducta alimen­taria del hombre no puede ser compren­dida mediante un estudio segmentario de procesos aislados. Trai­gamos un simple ejemplo: uno de los platos más gratos al paladar del hombre medieval era el asno joven, relleno de pajarillos, aceitunas y trufas, asado al es­petón. Así lo comía el rey francés Dago­berto II (siglo VII). Pero hoy, no sólo por el factor ecológico y económico de la escasez de estos ani­males, sino por haberse transmitido en nuestra cultura la imagen del burrito como símbolo de docilidad y laboriosi­dad y, asimismo, por el factor literario de que el el gran poeta Juan Ramón Jiménez elevara a símbolo poético el borriquillo “Platero” –dulce y juguetón–, sería visceralmente recha­zado el restau­rante que incluyera el “as­nillo asado”. La respuesta es función de un sujeto psi­cológica y socialmente for­mado por su cultura; no simple función del es­tímulo físico.

__________________

[1]       Se exceptúa la leche materna, para los prime­ros meses de vida. F. Grande Covián, Nutrición y Salud, 18-19.

[2]       P. Farb / G. Armelagos, Anthropo­logie des coutumes alimentai­res, 92.

[3]          J. de Ajuriaguerra, Psiquiatría infantil, 180.

[4]       Para más información, cfr. J. Zaragüeta Bengoechea, La estructura de la conducta. Estí­mulo, situación y conciencia.

[5]       J. Nuttin, La estructura de la perso­nali­dad, 13.

[6]       Quizás la imagen más elocuente de lo que puede ser un alimento “consi­derado en su abstrac­ción fi­siológica” es la del enfermo que en la clí­nica em­puja un artefacto rodante del que cuelga una bolsa de suero –con productos sin­téticos nu­triti­vos–, de cuya base sale un tubo inyectado a una vena del brazo. No sin cierto humor las en­fermeras llaman a esa bolsa “el bocadillo”.

[7]       Sabido es que los musulmanes tienen vedado por el Corán comer cerdo y beber vino; y que a los judíos el Talmud les prohibe probar la carne de porcino.

[8]           F. Rodríguez Marín, “El yantar de Alonso Quijano el Bueno”. Cfr. también C. Fernández Duro, “La cocina del Quijote”, en Venturas y desventuras.

[9]       Apuntaba la misma idea J. A. Bri­llat de Savarin, en su obra Fisiología del Gusto, cuando decía que “el animal engulle, el hombre come”.

[10]      Cuyo estudio se refiere a temas tales como la alimentación en las sociedades rurales y urbanas en distintos grados de desarrollo.

[11]      Iniciada por los antiguos geógrafos medite­rrá­neos de Grecia y Roma (Herodoto, Strabón, Pli­nio, Diodoro Sículo, Columela), estudia la dis­tribución de alimentos vegetales o animales, las comidas y las dietas alimentarias tradicio­nales de distin­tas naciones o regiones, la relación entre mentalidades y hábitos alimentarios, el papel del ambiente como causa de carestía, la distribución mun­dial de algunas enfermedades alimentarias, etc. Cfr. E. Isaac, “Influence of religion on the spread of citrus”; D. Staniw­lawski, Landscapes of Bacchus. The Vine in Portugal; L. E. Grivetti / R. M. Pangborn, “Origin of se­lec­ted Old Testament dietary prohibitions”; J. L. New­man, Drought, Famine, and Population Movements in Africa, Syracuse; W. A. Dando, “Man-made famines. Some geographical insights from an ex­ploratory study of a millien­nium of Russian famines”; L. E. Grivetti, “History of food habits research and relation to other disci­pli­nes”.

[12]      Estudia las relaciones entre economía y nutri­ción, en lo referente, por ejem­plo, a la produc­ción alimentaria en un continente, a los costes de pro­ducción de alimentos (vegetales o animales), a las condiciones de máximo rendimiento eco­nó­mico-alimen­tario y al valor de los recursos natu­rales. Cfr. B. F. Johnston, The Staple Food Economies of Western Tropical Africa; W. O. Jones, Marke­ting of Staple Food Crops in Tropical Africa. Overall Analyzes and Report.

[13]      Estudia la Etnología el papel del alimento en sociedades tradicionales o pri­mitivas, apoyán­dose en la arqueología y en la etnografía, en los docu­mentos de exploradores y viajeros que des­criben comportamientos alimentarios en pueblos anti­guos y contemporáneos de estructura primi­tiva.

[14]      Entre las contribuciones importantes a la Psicología alimentaria (aversión a ciertas comi­das, aceptación de nuevos alimentos, valoración sensorial de la nu­trición, prefe­rencias alimenta­rias) se encuentran las siguientes: A. H. Maslow, “The influence of familiarization on preference”; K. Lewin, “Forces behind food habits and methods of change”; R. Wallen, “Sex dif­fe­rences and food aversions”; W. Smith / E. K. Po­well / S. Rosss, “Ma­ni­fest anxiety and food aversion”; F. J. Pil­grim, “The components of food ac­cep­tance and their measurement”; R. Harper, “Psycho­logist’s role in food acceptance rese­arch”;  M. O’Mahony / H. Muhiudeen, “Preliminary study of alternative taste languages using qualitative des­cription of so­dium-choloride so­lutions”.

[15]    E. Cheraskin / W. M. Ringsford / A. Brecher: Psychodietetics.

[16]    F. Skinner enseña en su libro Walden Two, 1948 (donde describe una socie­dad utópica gober­nada por estímulos externos) que la conducta del hombre es un sub­producto del medio en el que vive. Ideó un caja –”Skinner box”– para experi­mentar con animales y demostrar sus teorías so­bre el conductismo.

[17]    Cfr. E. Dörchel, Speise und Trank in Vorder­indien; E. Kappler, Nahrungs- und Genussmittel in Vorderasien; E. Schmitthenner, Spei­se und Trank in den vers­chiedenen Gebieten Westeuropas; M. Sorre, Les Fondements de la Géographie Hu­maine.

[18]    Cfr. F. Le Gros Clark, “Human food habits as determining the basic pat­terns of economic ad so­cial life”, 134-141; E. N. Tod­hunter, “Food habits, food faddism, and nutri­tion”, 286-375; M.

L. Arnott, Gastronomy. The Anthro­polgy of Food and Food Habits; R. L. Freedman, “Nutritional anthropology. An over­view”, 1-23; J. D. Haas / G. G. Harri­son, “Nutritional anthropo­logy and biologi­cal adaptation”, 69-101; L. E.. Grivetti, “Cultu­ral Nutrition: An­thro­pological and Geo­graphical themes”, 47-58;  N. W. Jerome / R. F. Kandel / G. H. Pelto, Nutritio­nal Anthropolo­gy. Contempo­rary Ap­proaches to Diet and Cultu­re.

[19]     Cfr. M. T. Cussler, Cultural sanctions of the food pattern in the rural sout­heast; M. L. De Give, Social interrelations and food habits in the rural southe­ast.

[20]    Génesis, 2,15. Aunque la gran tradición exe­gé­tica cristiana, desde San Agustín a Santo Tomás, considera la infracción de Adán como un pecado de so­berbia, no faltaron intérpretes que la vieron lite­ralmente como un pecado de gula. En las Colla­tiones de Juan Casiano (s. IV) –cuya au­toridad sobre la vida mo­nástica medieval es indis­cutible– se puede leer: “Adán cometió un acto de gula al comer el fruto del árbol prohibido” (V, 6). Y San Gregorio Magno (s. VI) enseña en su Moralium li­bri (XXX, 18, 60) que cuando se cede a la gula “se comete el mismo pecado de Adán” (Patrologia La­tina, 76, c. 557). Era obligado poner en relación la conducta glotona del primer hombre (Adán) con la conducta sobria del segundo hombre (Cristo) en el desierto, donde ayunó cua­renta días y cuarenta no­ches. Decía Máximo de Turín: “Lo que Adán per­dió co­miendo, Cristo lo ganó ayunando” (Sermo­nes, L/a, 3, 203). De ahí que para Juan Casiano el primer vicio que debe combatirse es el de la gula (Coll., V, 2).

[21]    J. Nuttin,  op. cit., 14.

Artículos que te pueden interesar

El tenedor: un cortesano en la mesa   En cualquier iluminación de un manuscrito medieval que exponga gente alrededor de la mesa, apenas se hallan utensilios como cuchillos o cuc...
Entre la cocina y la mesa, una flauta mágica David Emile Joseph de Noter (1818-1892): “A Maid In The Kitchen”. Este pintor belga adopta las escenas de la vida cotidiana que ya habían sido tratad...
Dietética medieval, 5: Ambiente idóneo "Cámbiale de aire al viejo, y mudará el pellejo" Los autores antiguos de un Régimen de salud, desde el griego Hipócrates al catalán Arnaldo de ...
El cerdo en la mesa poética “Sacrificio de un cerdo”: siglo V a.C. Cerámica pintada en la antigua Grecia (Museo Nacional del Louvre).   Cosas de poetas Entre la va...
Pan y vino hacen camino    Medalla de oro para las asociaciones del Camino Las Asociaciones navarras de Amigos del Camino de Santiago recibieron el día de San ...
Cerezas para una dama Polifemo llamando a Galatea. Fresco de Aníbal Carracci (1597-1605). De un Cíclope para Galatea Los días últimos de junio y primeros de julio s...
Comer carne en la Edad Media Europa carnívora (Trea. Gijón, 2012) es un libro de Ramón Agustín Banegas, un joven investigador en historia medieval, que se acerca a la historia...