Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (1599-1660): “Almuerzo de labriegos”. Imitando magistralmente el natural, consigue la representación del relieve y de las calidades, mediante una técnica de claroscuro. Una fuerte luz dirigida acentúa los tipos vulgares y los objetos y alimentos cotidianos que aparecen en primer plano.

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (1599-1660): “Almuerzo de labriegos”. Imitando magistralmente el natural, consigue la representación del relieve y de las calidades, mediante una técnica de claroscuro. Una fuerte luz dirigida acentúa los tipos vulgares y los objetos y alimentos cotidianos que aparecen en primer plano.

¿Por qué existen hábitos alimentarios?

 

Las exigencias de nuestro apetito no están vinculadas naturalmente a un alimento en con­creto. Lo que se desea comer viene estipulado por las pautas de una colectividad. Lo simple­mente comestible desde el punto de vista quí­mico y fisiológico no acaba nece­sariamente siendo comido por el hombre. Se come lo que las normas culturales de un pueblo permiten. Por estas normas el comer humano se distin­gue del engullir animal.

Para entender este aspecto cultural, con­viene recordar dos cosas:

1ª El hombre sale de la naturaleza desnudo de instintos, de fijaciones automáticas, de adaptaciones permanentes: su constitución psi­cobioló­gica está abierta a todo, no está fijada a un ámbito particular.

2ª Justo por esta apertura, el hombre ha de fijarse y crearse por sí mismo una segunda na­turaleza, ha de darse en cada momento histó­rico un perfil, una fisonomía a su vida: ese perfil, esa fisonomía, esa segunda na­turaleza, son los hábitos humanos, incluidos los hábi­tos ali­mentarios.

Podemos, pues, decir que los hábitos ali­mentarios son las determi­na­ciones permanen­tes que el hombre se da a sí mismo para nu­trirse, justo por no tener un instinto básico y cerrado que lo inscruste en un ni­cho ecológico determinado.

El hábito es la forma cultural adoptada por lo que naturalmente es inespecia­lizado, a saber, por el hombre. Por naturaleza el hombre puede comer de todo (es un omní­voro) y, en cada caso, ha de elegir el tipo de alimentación que le conviene o satisface. Los hábitos alimentarios son, en su origen,  electi­vos, y en cuanto dan forma y fir­meza a la na­turaleza abierta del hombre se adhie­ren después tenazmente a la vida comunitaria. Estos hábi­tos forman la cultura alimentaria, tanto en su aspecto culinario como gas­tronómico y convi­vial (la comensalidad).

En la estructuración de los hábitos alimen­tarios entran las distintas va­riables con las que el hombre se encuentra interna y externamente.

La primera es fisiológica, en la que se in­cluyen las propiedades de los nu­trientes que ha­cen al alimento fisiológicamente adecuado o inade­cuado tanto para el mantenimiento y regu­lación metabólica del sujeto como para su su­per­vivencia específica.

La segunda variable es psicoló­gica, la del hombre como ser dotado de sentidos y apetitos: el alimento no es sólo vehículo de nutrientes, sino ve­hículo de propiedades orga­nolépticas (color, sabor, textura, olor, tempe­ratura), las cuales estimu­lan los órganos de los sentidos y se convierten en información llevada a la cor­teza cerebral. Esta dimensión sensorial abarca dos aspectos: el sensitivo (que hace referencia a los órganos de los senti­dos), y el senti­mental (que se refiere al tono emotivo con que el su­jeto recibe las im­presiones sensoriales, respon­diendo con actitudes de acepta­ción o re­chazo).

La tercera variable es sociocultural y se re­fiere al hombre como ser social, como un su­jeto relacionado con otros. En este caso, el ali­mento es una forma simbólica de comunica­ción del individuo con la so­ciedad.

 *

La identidad cultural del hábito alimentario

 

Precisamente al ser considerados como «nuestros» los alimentos toman unas dimen­siones culturales que los dotan de un aspecto simbólico espe­cial, en vir­tud del cual com­prendemos que la carne de perro pudieron co­merla con frui­ción algunas tribus de indios americanos, mientras que al hombre europeo le horroriza tomarla.

Cito a continuación unos versos de Lope de Vega, quien describe un almuerzo tradicional o habitual, pero envidiado por un rey, en su obra El villano en su rincón.

REY: ¿Qué almorzáis?

JUAN: Es niñería:
dos torreznillos asados,
y aún en medio algún pichón,
y tal vez viene un capón
si hay hijos ya levantados;
trato de mi granjería
hasta las once; después
comemos juntos los tres.

REY: ( Aparte: Conozco la envidia mía).

JUAN: Aquí sale algún pavillo
que se crió de migajas
de la mesa, entre las pajas
de ese corral, como un grillo.

REY: A la Fortuna los pone
quien de esa manera vive.

JUAN: Tras aquesto se apercibe
-el rey, señor, me perdone-
una olla, que no puede
comella con más sazón;
que en esto, nuestro rincón
a su gran palacio excede.

REY: ¿Qué tiene?

JUAN: Vaca y carnero
y una gallina.

REY: ¿Y no más?

JUAN: De un pernil -porque jamás
dejan de sacar primero
esto- verdura y chorizo,
lo sazonado os alabo.
En fin, de comer acabo
de alguna caja que hizo
mi hija, y conforme al tiempo,
fruta, buen queso y olivas.
No hay ceremonias altivas
truhanes ni pasatiempo,
sin algún niño que alegra
con sus gracias naturales;
que las que hay en hombres tales
son como gracias de suegra.

 *

La fuerza de la tradición popular en el hábito alimentario

 

Los hábitos alimentarios se sostienen sobre pautas colecti­vas, incorporadas en el individuo como costumbres, en las cua­les se re­fleja tanto la tradición cultural antigua como el modo presente de enfocar la vida. No es suficiente que una cosa sea comestible para que acabe siendo comida por el hombre: esto último ocurrirá si lo consienten los pa­rámetros culturales del pasado y del presente enraizados en su mente y en su personalidad.

Cuando el hombre puede elegir, escoge el objeto de sus preferencias sentimentales, pola­rizadas por lo que sus antepasados comieron antes que él. Y aceptará una nueva información acerca de la nutrición cuando la pueda amalga­mar con sus patrones de costumbres y creen­cias. Se cuentauna ex­periencia –muy ilustra­tiva para nuestro caso– que un médico tuvo en una clínica rural de Bengala Occidental (India). El hindú  cree que los alimen­tos se dividen na­turalmente en fríos y calientes, no pudiendo unir­se, por ejemplo, un alimento caliente a un cuerpo que padece una en­fermedad de orden ca­liente. El médico hubo de pres­cribir, para una infección del apa­rato respiratorio, la ingestión de ácido as­córbico en forma de zumo de na­ranja, unido a un plato de arroz cocido, fácil­mente digerible. Pero esta dieta no fue aceptada por los pacientes, porque con­sideraban fríos tanto a los alimentos como a la enfermedad. El galeno tuvo el acierto de aconse­jar que al zumo de naranja (considerado frío) se le añadiese miel (considerada caliente) y el arroz fuera cocinado en leche (alimento ca­liente). La nueva dieta, básicamente idéntica, fue aceptada[1].

También la idiosincrasia de la cocina popu­lar refuerza la estructura del hábito alimentario. A través de la historia, las diversas regiones adquieren por sí mismas una cocina caracterís­tica.

 *

 Lo autóctono y lo foráneo

 

En la configuración de la imaginación gas­tronómica de la cocina popu­lar española han incidido dos principios socioculturales de espe­cial re­lieve: el principio de la “decantación de lo autóctono” y el principio de la “absorción de lo foráneo”.

Por el primero, se han precipitado en cada región aquellas formas gas­tronómicas derivadas de los alimentos que su naturaleza geofísica pro­porciona, desde el mar hasta la tierra inte­rior, o sea, desde la merluza y los langostinos a la naranja y la almendra. Por el segundo, se han incorporado a su gusto gastronómico aque­llos ele­mentos nutritivos que venidos de fuera han tenido fácil cultivo en el país.

Esa imaginación gustativa opera un doble movimiento: asocia el ali­mento al lugar y en­laza al hombre a la tierra que lo soporta. La comida se convierte entonces en una participa­ción amorosa, en festín de gozosas in­corpora­ciones.

Esta inserción acaba operando como cos­tumbre y se hace tradición. A propósito de la cocina tradicional, escribe muy acertadamente la ilustre gallega Condesa de Pardo Bazán: “La cocina, además, es en mi entender, uno de los documentos etnográficos importantes. Espronceda caracterizó al cosaco del desierto por la sangrienta ración de carne cruda que her­vía bajo la silla de su caballo, y yo diré que la alimentación revela lo que acaso no descubren otras indagaciones de carácter oficial­mente científico. Los espartanos concentraron su es­toicismo y su energía en el burete o bodrio, y la decadencia romana se señaló por la glotone­ría de los monstruosos banquetes. Cada época de la Historia modifica el fogón, y cada pueblo come según su alma, antes tal vez que según su estómago. Hay platos de nuestra cocina na­cional que no son menos curiosos ni menos históricos que una medalla, un arma o un se­pulcro”[2]. La cultura culinaria, al objetivarse y sedimentarse, tiene incluso un carácter vincu­lante para los ciudadanos de un pueblo. Por eso, dice la Pardo Bazán: “Cada nación tiene el deber de conservar lo que la diferencia, lo que forma parte de su modo de ser peculiar. Bien está que sepamos guisar a la francesa, a la ita­liana, y hasta a la rusa y a la china, pero la base de nuestra mesa, por ley natural, tiene que reincidir en lo español”[3]. Algunas tradi­ciones gastronómicas son de lejanísima rai­gambre. No faltan autores que sostienen que la afición de muchos lucenses por comer las tri­pas del puerco viene de la ocupación de los romanos[4], ya que estos, como dejó escrito Carcopino, eran grandes comedores de tripas.

Incluso un emigrante renuncia a su lengua y a su modo de vestir antes que a sus costum­bres alimentarias autóctonas. La prueba está en que los países donde es muy fuerte la inmigra­ción acaban enriqueciéndose con una variadí­sima cocina de diversos orígenes.

Howell y Loeb, en su estudio sobre Nutrición y envejecimiento, subra­yan con numerosos datos la importancia que tiene la asimilación temprana de las creencias y prácti­cas relativas a la alimentación, así como la persis­tencia de ta­les hábitos, aunque hayan va­riado otras pautas de comporta­miento[5].

En un estudio realizado sobre los hábitos alimentarios en tres genera­ciones de america­nos de origen japonés, se concluía que las jó­venes japo­nesas que fre­cuentaban los Colleges americanos mante­nían unas costum­bres ali­mentarias, en lo referente a la prepa­ración y la presen­tación de los alimentos y a sus valores sociales, que no se diferenciaban en nada de las de sus abuelas, aun cuando hacía tiempo que hubieran abandonado muchas formas de com­portamiento y hábitos de vida de su país de origen[6]. Es claro que estas jóvenes, aunque poseían buena información sobre la mejor ma­nera de nutrirse, estaban vincu­ladas intensa­mente a las tradiciones familiares[7].

Este aspecto cultural explica el origen y desarrollo de muchas costum­bres alimentarias, de hábitos y reglas culinarias[8]. La prueba está en que los países donde es muy fuerte la inmi­gración acaban enriqueciéndose con una varia­dí­sima cocina de diversos orígenes.

 *

Los hábitos alimentarios como es­tabilizadores sociales y psicológicos

 

La mayoría de las reglas de los hábitos alimentarios funcionan como estabilizadores sociales; y muchos alimentos son usados no tanto para nutrir cuanto para identificar un sexo, una clase, un estado social. Se podría pronosticar in­cluso si una dieta o un programa nutricional tendrían éxito en determina­dos cír­culos sociales. Que el alimento puede llegar a ser el símbolo de una clase o de un modo ha sido probado por Howel y Loeb en su libro sobre Nutrition and aging. Estos autores po­nen de manifiesto que el vo­lumen de ingresos, la zona de vivienda, el estilo de vida y los fac­tores culturales condicionan los hábitos ali­mentarios, desde la compra hasta la forma de hacer las comidas.

Cuando se interroga a las mujeres ancianas acerca de sus hábitos ali­men­tarios, dicen lo que deberían comer y no lo que comen en realidad. Las leyes de la social desirability desempe­ñan entonces un papel rele­vante[9].



[1]       D. B. Jeliffe: «Cultural variation and the practical pediatrician», Journ. Pediat., 49, 1956, p. 661.

[2]         Condesa de Pardo Bazán, La cocina española antigua, Madrid, Ediciones Po­niente, 1981, p. 4.

[3]        Op.cit., p. 6.

[4]         Alvaro Cunqueiro y Araceli Filgueira Iglesias, Cocina Gallega, Everest, Madrid, 1970, p. 15.

[5]          S. C. Howell y M. B. Loeb, «Nutrition and aging», Gerontologist, 9, 1969,(1-122), p. 68.

[6]         R. A. Kalish, «Psychosocial aspects of nutritional behavior: a comparative study», Proc. 7th Congr. Gerontol., Washington, D. C. 1969, 2, p. 70.

[7]       Ursula Lehr, «Hábitos alimentarios», en Psicología de la senectud, Barcelona, Herder, 1980, p. 326.

[8]    M. T. Cussler, Cultural sanctions of the food pattern in the rural southeast, Radcliffe, Cambridge, Mass., 1943; M.L. De Give, Social interrelations and food habits in the rural southeast, Radcliffe, Cambridge, Mass., 1944.

[9]        Ursula Lehr, «Hábitos alimentarios», en Psicología de la senectud, Barcelona, Herder, 1980, p. 322.

Artículos que te pueden interesar

¡El mejor cocinero del mundo!  En busca del mejorEn el año 2009 obtuvo el Bulli, regido por Ferrán Adriá, el galardón de "mejor restaurante del mundo". Este año 2012 lo ha ...
Avances y remiendos alimentarios: conservar y modi... Conservar Con la aplicación del maquinismo, la llamada «revolución in­dustrial» trajo al ámbito alimentario, desde el siglo XVIII, cu...
Mi dietista por fuera Hipócrates (460 a. C.) nació en la isla de Cos, donde se encuentra esta figuración escultórica con el sabio maestro. Fue uno de los más grandes cient...
Sobre formación gastronómica integral Joachim de Beuckelaer (1533-1574): "Los cuatro elementos. El agua". El elemento "agua" era simbolizado con la presencia de pescados, cuyos doce tipos...
Dietética medieval, 9: Descansar y dormir Reposo convenienteUna vez digerida, la comida ha de con vertirse en sustancia de los miembros. Para que ello ocurra, tiene que haber en el est...
El comportamiento alimentario Los distintos aspectos ­ -biológicos, culturales, sociales, dietéticos-  que implica la nutrición humana están bien reflejados en este libro, uno de l...
Dietética medieval, 4: Humores y temperamentos  Los humores Toda la dietética antigua enseña que en todas las trans­formaciones de la sus­tancia humana perma­nece un fluid...