Tiene por objeto la Psicología el estudio de la conducta humana, a través de los distintos factores sensoriales, afectivos y cognoscitivos que convergen en ella. Esos factores se muestran también en el curso de todo el proceso alimentario humano o, si se quiere, en la conducta alimentaria del hombre, adquiriendo en ella unas características especiales.

Primero, es mostrada la misma conducta alimentaria con sus factores fisiológicos, psicológicos y sociales.

Luego se estudia el ámbito de la sensaciones, de los apetitos y de las emociones que se implican en dicha conducta. También las perturbaciones de esos elementos.

En fin, es enfocada la emoción culinaria, la que produce el cocinero.

Unas últimas reflexiones sobre las cualidades que, más allá de lo material, se perciben en los alimentos, bajo perspectivas religiosas o morales.

El capítulo final es el más prácticamente psicológico, dedicado a la convivencia en la mesa.

Artículos que te pueden interesar

Pan y vino hacen camino    Medalla de oro para las asociaciones del Camino Las Asociaciones navarras de Amigos del Camino de Santiago recibieron el día de San ...
Longevidad. Vivir más, vivir mejor Tiziano Vacellio, 1477-1576: Alegoría del tiempo y la prudencia. El cuadro parte de la penumbra del pasado o vejez, sigue en la luminosa transparenci...
El hambre inventiva. Cuestiones de cultura aliment... El hambre individual puede ser involuntaria o voluntaria. Aquí nos referiremos al fenómeno del hambre colectiva, originada en una población no por una...
Los hábitos alimentarios como signos de identidad Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (1599-1660): “Almuerzo de labriegos”. Imitando magistralmente el natural, consigue la representación del relieve...
Erótica alimentaria    Dieta y alimentación imaginaria Pensando que mis lectores esperan de este blog algo sensato, estaba yo dándole  vueltas a entrar o n...
Agua rosada en la culinaria medieval Berthe Morisot (1841-1895): "Rosaleda". Esta pintora impresionista, de gran agudeza colorista, expresaba la inmediatez de la vida normal. De pincelad...
Dietética medieval, 6: Ejercicios, masajes y baño... Ejercicios   Una vez elegido el ambiente oportuno para conservar la sa­lud, se ha de procurar el debido ejercicio. No se trata del ejer­cici...