La alimentación del anciano, desde el punto de vista subjetivo, sólo puede realizarse adecuadamente si el propio anciano asume o acepta previamente su propio estado y edad. Incluso desde el punto de vista objetivo, en la conducta alimentaria del anciano los actos individuales se sostienen sobre pautas colectivas, incorporadas como hábitos y costumbres, en las cuales se reflejan las normas de su tradición cultural: no es suficiente que una cosa sea comestible para que acabe siendo comida por el anciano; esto último ocurrirá si lo consienten los parámetros culturales del pasado enraizados en su mente y en su personalidad.

Artículos que te pueden interesar

La educación alimentaria, según el Parlamento Euro... Joachim de Beuckelaer (1533-1574): Bodegón.  Para un cocina bien surtida, el pintor se concentra en la imitación convincente de las texturas propias ...
Propiedades de los sabores Características generales de los saboresMuchos autores del siglo XIX tenían la teoría de que la percepción del gusto era comparable a la de la...
Mahonesa, Mayonesa, Ajo aragonés  Un grupo de amigos, siempre atentos a la historia culinaria, me preguntaron si la salsa llamada "mayonesa" podría considerarse un plato específico es...
Restaurante con ambiente familiar: servicio y cuid...  Ignacio Díaz Olano (1860-1937): “En el restaurante”. Con una sólida consistencia dibujística, conserva la línea del contorno y hace entrar ...
El placer de comer en una venta: ecos de hospitali... Valero Iriarte (s. XVII-XVIII), “Don Quijote en la venta”. El Caballero es asistido por la gente de la venta.Las ventas se han distinguido como e...
Dietética medieval, 8: Digestiones Para los dietistas antiguos, en el organismo se realizan tres coc­ciones o digestiones, cada una de las cuales deja superfluidades que deben ser elimi...
Dimensiones científicas y culturales de la comida Este libro titulado Dimensions of the meal: the science, culture, business, and art of eating (Aspen, 2000), editado por Herbert L. Meiselman, insiste...