La alimentación del anciano, desde el punto de vista subjetivo, sólo puede realizarse adecuadamente si el propio anciano asume o acepta previamente su propio estado y edad. Incluso desde el punto de vista objetivo, en la conducta alimentaria del anciano los actos individuales se sostienen sobre pautas colectivas, incorporadas como hábitos y costumbres, en las cuales se reflejan las normas de su tradición cultural: no es suficiente que una cosa sea comestible para que acabe siendo comida por el anciano; esto último ocurrirá si lo consienten los parámetros culturales del pasado enraizados en su mente y en su personalidad.

Artículos que te pueden interesar

Albóndigas de choco al verjus Albóndigas de choco al agraz-verjus: Un exquisito plato, que, regido por el buen gusto, se balancea entre la tradición y la modernidad.A mi buena...
Cortesía en la mesa Paul Émile Chabas (1869-1937), "Coin de Table". Los comensales atienden con respeto y cortesía a una persona acompañante que les habla desde el extre...
El hambre inventiva. Cuestiones de cultura aliment... El hambre individual puede ser involuntaria o voluntaria. Aquí nos referiremos al fenómeno del hambre colectiva, originada en una población no por una...
Cenas medievales con hipocrás Una mesa medieval con su ambienteEntre los años 1993 y 2007 tuve ocasión, con mi buen amigo Manolo Sarobe, de alentar y dirigir algunas comida...
Propiedades de los sabores Características generales de los saboresMuchos autores del siglo XIX tenían la teoría de que la percepción del gusto era comparable a la de la...
Secretos de la emoción gastronómica  Lo que nutre y lo que agradaEl alimento no sólo «nutre», sino que también «agrada» o «desagrada»: se acompaña de un tono emotivo, un estado a...
Con chorizo de Pamplona  Un bocadillo normalPara  los que hemos recorrido España en tren, el bocadillo ha sido el primer eslabón de la gastronomía cotidiana;...