La alimentación del anciano, desde el punto de vista subjetivo, sólo puede realizarse adecuadamente si el propio anciano asume o acepta previamente su propio estado y edad. Incluso desde el punto de vista objetivo, en la conducta alimentaria del anciano los actos individuales se sostienen sobre pautas colectivas, incorporadas como hábitos y costumbres, en las cuales se reflejan las normas de su tradición cultural: no es suficiente que una cosa sea comestible para que acabe siendo comida por el anciano; esto último ocurrirá si lo consienten los parámetros culturales del pasado enraizados en su mente y en su personalidad.

Artículos que te pueden interesar

Antiguas artes alimentarias: acumulación y producc... Acumulación y producciónLos recursos alimenticios disponibles por un pueblo determi­nado dependen no sólo del ambiente natural y de la pobla­c...
El sorprendente poder de la comida en familia La comida en familiaMi buen amigo Pablo González Blasco, prestigioso médico que ejerce en Brasil, y es Director científico de Sobramfa (Brazi...
La elegancia en la mesa  Porte y elegancia  El comensal, lo que se llama el buen comensal, ha de tener “porte”, que no es otra cosa que el modo de gobernar...
Control de vinolencia: un libro antiguo sobre el v... Vincent Van Gogh (1853-1890): “Bebedores”. Con pincelada rápida y estilo próximo al impresionismo, ironiza plásticamente con estos cuatro personajes ...
¿Croqueta o albóndiga? Por un hispanismo gastronóm... A mi buen amigo Fernando García MinaMauricio Flores Kaperotxipi (1901-1997): “Merienda en la fiesta del pueblo”. Su pintura recrea esencialment...
La sensibilidad gastronómica y su educación Hay antañones libros de cocina moderna con maravillosas y elaboradas recetas -libros que han tenido decenas de ediciones, como el de  "Geno y su c...
Dietética palaciega de los pequeños placeres  The Morning Chocolate (1775/80),  Pietro Longhi in the Museo del '700. VeniceEl placer del chocolate: los libros de Piperi y Lavedán ...