Dionisio Fierros Álvarez (1827-1894): “Mesa puesta”. Este pintor asturiano fue un notable retratista y autor de escenas históricas y costumbristas, con un estilo entre realista y romántico.

Dionisio Fierros Álvarez (1827-1894): “Mesa puesta”. Este pintor asturiano fue un notable retratista y autor de escenas históricas y costumbristas, con un estilo
entre realista y romántico.

En los muchos libros de recetas propias de la gastronomía española se eligen las más conocidas, arraigadas en las costumbres de cada región, y en base a los productos propios de cada estación.

Normalmente se buscan y pulen gran cantidad de datos y procedimientos de la cocina tradicional española, sustentada en hábitos gustativos que pausadamente, a lo largo de los últimos siglos, fueron configurando nuestras preferencias alimentarias.

Lo primero que salta a la vista, en todos estos libros, es que la gastronomía española no tiene la triste monotonía de una cocina uniforme u homogénea, sino la viva y amena expresión de muchas y buenas cocinas regionales. La diversidad geográfica española –costas, montes, valles, mesetas– ha viabilizado una extraordinaria riqueza agrícola –hortícola y frutícola–, así como un modulado patrimonio ganadero y piscícola, expresado todo precisa­mente en lucidas  combinaciones culinarias. Toda esa diversidad se aglutina en una unidad de régimen vital y de conciencia existencial: lo español.

A través de una acertada recuperación de sabias fórmulas, fraguadas junto a fogones –para combinar productos, ingredientes, especias y tiempos–, nos ofrecen también estos libros la oportunidad de contrastar las nuevas modas con los valores culinarios tradicionales.

El recetario gastronómico español es muy extenso; y los autores procuran en sus libros que no falte lo imprescindible, aunque hayan tenido que dejar al margen recetas familiares de gran calado sensorial. Es éste un riesgo que corre todo libro que pretende realizar una breve selección. Pero el resultado no siempre es aceptable. A veces se salvan esos libros identificando con pinceladas de artista lo más entrañable y sabroso de la cocina española.

Asimismo, para valorar debidamente esos libros, se debe tener en cuenta que las vías de comunicación y la trashumancia llevaron paulatinamente los hallazgos culinarios de una región a otra, floreciendo en cada una formas viejas en moldes nuevos. De ahí el parentesco emocional que tienen muchos platos de regiones muy alejadas entre sí.

Es cierto que cada una de estas recetas fue posibilitada por un mundo socio-económico que en parte ya ha desaparecido. Pero tal es el sentido de nuestra historia: somos hoy aquello que hicieron posible nuestros antepasados. Y tanto nuestro gusto como nuestro apetito han quedado troquelados por lo que causaba deleite y agrado a quienes nos han precedido. Es posible condensar el pasado cercano y la realidad cotidiana de una manera atinada, hasta el punto de que en ese canon magistral que es la receta culinaria se perfile la forma española de ser y el estilo propio de cada región. Ella nos invita a seguir preguntando: ¿qué costumbres, qué estímulos vitales hay latentes en cada receta, más allá de su apariencia sensorial?

 

 

Artículos que te pueden interesar

El comportamiento alimentario Los distintos aspectos ­ -biológicos, culturales, sociales, dietéticos-  que implica la nutrición humana están bien reflejados en este libro, uno de l...
Una visión alimentaria de la Mancha: Don Quijote y... Bajo el sol del altiplano, Don Quijote y Sancho Panza han expresado simbólicamente el espíritu del hombre manchego.Quisiera ser por unos minutos ...
Agresiones alimentarias toleradas El alimento expoliadoCuando un niño europeo o nortea­me­ricano tiene en su mano una simple bolsa de patatas fritas, en realidad lleva consigo ...
Aquel viejo vino español  El caballero ha tomado en su mano una transparente copa de de vino. La observa fijamente mientras la balancea con un suave giro. Se la l...
Los vinos, dulces y frutas españoles Tomás Hiepes (1600-1674: “Dulces, frutas y vinos”. La simetría de sus composiciones lo emparentan con la pintura de Van der Hamen. La iluminación de ...
Un gusto fragante, el “umami” Cómo llamar en español al umamiEl sabor umami es suficientemente conocido: en 1985 se celebró en Hawai el “Primer Simposio Internacional...
Gerodietética: la tradición alimentaria en el anci... GIORGIO BARBARELLI, GIORGIONE, 1477-1510: "Las tres edades" (Galería Pitti, Florencia). Cuadro sobre el paso del tiempo. Muestra tres personajes de d...