Mateo Cerezo (Burgos, 1637 - Madrid, 1666)

Mateo Cerezo (Burgos, 1637 – Madrid, 1666). Por la parte literaria, traigo aquí un texto de Francisco Javier Sánchez Cantón, “España” (Hauser y Menet, 1940, pp. 111-114).

‟Suele ponderarse la sobriedad española; la novela picaresca con sus hidalgos hambrones y sus pobres todos trazas para mal comer han dado a España fama poco pingüe, que no bastan a rectificar los tratados de mesa y de re coquinaria, desde el Arte Cisoria, de don Enrique de Villena, y el Poema de Gracia Dei, del siglo XV, hasta el libro clásico de Martínez Montiño o los modernísimos y muy notables.

„Apenas se puede leer un libro de viajes por España sin que salte al punto la sorpresa del autor ante las comidas; en general, si el viajero es francés, táchalas de poco delicadas; pero todos coinciden en que son muy sabrosas.

„Son comidas que pudieran llamarse fundamentales, sin enga­ños; compónense de elementos de primera calidad, honradamen­te combinados. Combinaciones hijas de viejísimas prácticas, la antigüedad les ha dado rara perfección en el condimento y en el punto.

„El plato nacional es el cocido, que reviste tantas modalidades cuantas son las regiones, por lo menos; pero todas coinciden en ser un cocimiento de algo más que vaca, camero o cerdo.

„Lleva el cocido madrileño garbanzos en cantidad, patatas, verdura y vaca, con chorizo y tocino, todo lo cual el azafrán colora, y en verano la ensalada acompaña. El aragonés añade pimientos fritos; y el andaluz el majado y frutas. Del castellano viejo es fundamento la cecina o tasajo y se guarnece con la bola o albóndiga de picadillo con huevo. Vienen después las modificaciones de mayor entidad, de tanta, que hasta perdiendo el nombre de cocido, llámanse: olla podrida ‒poderosa‒ en la Montaña de Santander, que es suma de productos regionales, pues entran en ella vaca, jamón, morcilla, chorizo, gallina, patatas, verdura; y pote en Asturias, y caldo en Galicia: aquél con jamón, oreja de cerdo, chorizo, mor­cilla, patatas, judías y berzas; éste menos sólido, que puede ser de pollo, nabizas, nabos o grelos con unto, calabazo, judías y pata­tas y cuantas cosas de cerdo se procuren.

„Cada uno de los enunciados componentes, han de proceder de sendas localidades para ser suculentos; así, el jamón será de Avilés, Villalba, Trevélez, Jabugo o Montánchez; los chorizos de Cantimpalos, Candelario o La Rioja; las patatas de Monforte o de Ariza; las judías, del Barco de Ávila; los garbanzos de Fuentesaúco; los grelos, de Santiago; los nabos, de Lugo; los pimien­tos, de Calahorra.

„Larga relación requerirían los embutidos: la butifarra catalana; la sobreasada mallorquina; el chorizo de Pamplona; el salchichón de Vich; el embuchado extremeño; la morcilla gallega, asturiana y montañesa; el morcón; la longaniza, que cambia con las localidades. El chorizo, que varía asimismo notablemente, causa extrañeza y agrado a los viajeros; recuérdense las impresiones de Borrow y de Amicis…”

Artículos que te pueden interesar

Entre la cocina y la mesa, una flauta mágica David Emile Joseph de Noter (1818-1892): “A Maid In The Kitchen”. Este pintor belga adopta las escenas de la vida cotidiana que ya habían sido tratad...
Restaurante con ambiente familiar: servicio y cuid...  Ignacio Díaz Olano (1860-1937): “En el restaurante”. Con una sólida consistencia dibujística, conserva la línea del contorno y hace entrar ...
Restaurantes con soles, propuestos por la Academia  La nueva Guía Repsol 2012, asesorada por la Academia Navarra de Gastronomía, ha otorgado, aquí en el territorio foral, sus galardones o ...
Aquel divino arrope  Yo nací en un hermoso pueblo agrícola andaluz: cuyos palacios, iglesias y portadas blasonadas troquelaron de tal manera mi infantil mira...
Estética y ética del comer Hambre, apetito y gulaLas pala­bras «ham­bre», «apetito» y «gula» equi­valen, respectiva­mente, a nece­sidad , a necesidad más gusto, y a gust...
Las liturgias de la mesa  El hombre consume entre 75.000 a 100.000 comidas en el curso de su existencia; eso significa que consagra a ese menester entre 13 y 17 años de su vid...
Tiempo y fugacidad en los bodegones de Echauri  Miguel Echauri: Bodegón a la intemperieEl simbolismo de la caducidadMiguel Echauri es un pintor navarro con mucha experiencia a cue...