Bail, «Le Petit Cuisinier». El buen cocinero se hacía «en la cocina, desde pequeño. Con trazo realista, el pintor representa una posible situación lúdica del aprendiz, con un gato en el hombro.