La alimentación del anciano, desde el punto de vista subjetivo, sólo puede realizarse adecuadamente si el propio anciano asume o acepta previamente su propio estado y edad. Incluso desde el punto de vista objetivo, en la conducta alimentaria del anciano los actos individuales se sostienen sobre pautas colectivas, incorporadas como hábitos y costumbres, en las cuales se reflejan las normas de su tradición cultural: no es suficiente que una cosa sea comestible para que acabe siendo comida por el anciano; esto último ocurrirá si lo consienten los parámetros culturales del pasado enraizados en su mente y en su personalidad.

Artículos que te pueden interesar

Dietética medieval, 6: Ejercicios, masajes y baño... Ejercicios   Una vez elegido el ambiente oportuno para conservar la sa­lud, se ha de procurar el debido ejercicio. No se trata del ejer­cici...
Curriculum de Juan Cruz Cruz El dietista (o el galeno) seguía muy cerca al cocinero en la Edad Media. 1.  TÍTULOS, DOCENCIA Y DISTINCIONES 1.1. Titulos: 1966 -Títulos acad...
Preferencias gustativas No hay gustos universalmente idénti­cos en la raza humana. El hombre no nace de­terminado por una preferen­cia gustativa de alimentos concreto...
El gusto Carel Fabritius (1622-1654), "El gusto". Este pintor holandés, probablemente discípulo de Rembrandt, utiliza admirablemente los intensos contrastes d...
La cocina italiana como cultura  Alberto Cappatti y Massimo Montanari han compuesto un interesante libro de investigación cultural sobre la cocina, titulado "La cocina italiana: Hist...
Sabores del entorno familiar  Influjo del ámbito ecológico en los gustos Muchas subcategorías de gustos son troqueladas por el ám­bito ecológico. Los perfi­les gustativos p...
Mesa y dietética medievales Dieta: absorción y liberación de energía El hombre necesita energía. El organismo humano se considera hoy como una estructura mecánica inestabl...