La alimentación del anciano, desde el punto de vista subjetivo, sólo puede realizarse adecuadamente si el propio anciano asume o acepta previamente su propio estado y edad. Incluso desde el punto de vista objetivo, en la conducta alimentaria del anciano los actos individuales se sostienen sobre pautas colectivas, incorporadas como hábitos y costumbres, en las cuales se reflejan las normas de su tradición cultural: no es suficiente que una cosa sea comestible para que acabe siendo comida por el anciano; esto último ocurrirá si lo consienten los parámetros culturales del pasado enraizados en su mente y en su personalidad.

Artículos que te pueden interesar

Las liturgias de la mesa  El hombre consume entre 75.000 a 100.000 comidas en el curso de su existencia; eso significa que consagra a ese menester entre 13 y 17 años de su vid...
Cocina popular y cocina internacional Claude Joseph Bail (1862-1921), "Le Petit Cuisinier". El buen cocinero se hacía en la cocina, desde pequeño. Con trazo realista, el pintor representa...
Adelgazar sin límite: la anorexia   Búsqueda inquieta de adelgazamiento Cuando el organismo está bien nutrido y saciado pierde normalmente de manera temporal (sólo por unas h...
El gusto por lo esencial: autorretrato con Machado Baeza nevada. Uno de los lugares por donde paseaba Antonio Machado La expresión poética Coincidiendo con el centenario de la entrada de Antonio...
El lenguaje secreto de la mesa  El alimento en la mesa habla por sí mismo Comunicar es hacer llegar a otros nuestras ideas, nuestros sentimien­tos o nuestras inten­ciones. Y ...
Cortesía en la mesa Paul Émile Chabas (1869-1937), "Coin de Table". Los comensales atienden con respeto y cortesía a una persona acompañante que les habla desde el extre...
Cenar de espaldas a la Navidad Willem Claeszoon Heda (1594-1680): “Mesa con vajilla, viandas y vino”. Su habilidad y gusto en el colorido de tazas y jarras, capta con exquisita sen...