La alimentación del anciano, desde el punto de vista subjetivo, sólo puede realizarse adecuadamente si el propio anciano asume o acepta previamente su propio estado y edad. Incluso desde el punto de vista objetivo, en la conducta alimentaria del anciano los actos individuales se sostienen sobre pautas colectivas, incorporadas como hábitos y costumbres, en las cuales se reflejan las normas de su tradición cultural: no es suficiente que una cosa sea comestible para que acabe siendo comida por el anciano; esto último ocurrirá si lo consienten los parámetros culturales del pasado enraizados en su mente y en su personalidad.

Artículos que te pueden interesar

¿Croqueta o albóndiga? Por un hispanismo gastronóm... A mi buen amigo Fernando García Mina Mauricio Flores Kaperotxipi (1901-1997): “Merienda en la fiesta del pueblo”. Su pintura recrea esencialment...
Recetas españolas de cocina Dionisio Fierros Álvarez (1827-1894): “Mesa puesta”. Este pintor asturiano fue un notable retratista y autor de escenas históricas y costumbristas, c...
Reflexión sobre el hecho gastronómico El ser humano no se mueve por motivos fisiológicos para elegir una dieta o un alimento concreto: son lasideas, los elementos psicológicos, afectivos y...
Preferencias de alimentos y sabores Food Preferences and Taste: Continuity and Change: Anthropology of Food and Nutrition (Oxford, 1996). En este libro se habla de las preferencias alim...
Del cocinero al cocinista, y vuelta Ramón Bayeu y Subías (1746-1793). “En la cocina”. Una desenvuelta cocinera mueve con energía el contenido de una sartén sobre el fuego. Por su modo d...
La cocina futurista   Principios antropológicos Estamos acostumbrados –quizás demasiado– a leer y escuchar  muchas cosas acerca de la "nueva cocina", de la...
Cuatro gestos gastronómicos con el vino    A buen vino, no hay mal bebedor   Durante más de ocho milenios el vino ha acompañado al hombre en muy diferentes momentos y situaciones,...